Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Estupor ante el Misisipi

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
martes, 6 de septiembre de 2005, 01:08 h (CET)
Un descomunal desastre meteorológico está poniendo en juego la credibilidad y el prestigio de la potencia hegemónica mundial. Las comparaciones son inevitables y como consecuencia de ellas, los juicios; desde el propio país, hacia las instituciones, e, incluido, el Presidente. No es lo mismo un “tsunami” en Indonesia, o el huracán “Mitch” asolando Centroamérica, que la desolación extendida sobre Nueva Orleans. El río “Mississippi” que fuera frontera del territorio español hasta 1795, y con la otra rivera ocupada por los emergentes Estados Unidos de América (1782), ha demostrado formar parte de la naturaleza desatada como en cualquier parte del mundo.

Ocurre, que, ante la sensación de impotencia que está dando el país cuyo liderazgo mundial sólo puede ser relevado por la ONU, el mundo ha reaccionado con estupor. No se creía que pudieran ocurrir estas cosas como si de Guatemala se tratase, p.e. Se habla de fracaso, humillación, mediocridad de sus líderes, etc. Si bien, lo cierto es que ha provocado disminución en la reacción de autoridades y ONG´s del resto del mundo. ¿Quién podía tener planificado ayudar a los EE.UU.?... y la realidad es que los damnificados están necesitados, y el país, increíblemente, requiere ¡petróleo!... La estupefacción lleva consigo un cierto aire de asombro o indiferencia. Las críticas, y opiniones que se expresan, son, todavía, inciertas, y se dirigen especialmente al Presidente, a quien muchos se la tienen jurada. Ha sido vencido “por los elementos”, como la Armada Invencible en el S. XVI; una fantástica lección gratuita de la Historia.

Se ha de leer sin número, todavía, sobre la insospechada vulnerabilidad del coloso estadounidense; el árbol caído da mucho de sí... Y, al fin y al cabo, los medios, hoy día, han hecho que se conozca casi todo de la gran potencia y de sus dirigentes; al menos, eso se creía. Una vez más la realidad se ha impuesto, y, de modo inesperado, ha puesto en evidencia la debilidad del hombre ante una “simple” catástrofe natural, aunque sea de enormes dimensiones. La estupefacción en la Aldea ha sido la consecuencia, y es, a la vez, una extraordinaria ocasión de considerar con frialdad en qué se funda el orgullo actual ante el desarrollo alcanzado por la tecnología.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris