Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

La nueva izquierda

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 3 de septiembre de 2005, 02:30 h (CET)
La nueva izquierda alemana (de los comunistas de siempre) del PDS se ha declarado oficial y solemnemente en contra del neoliberalismo y afirma rotundamente que rechaza los recortes sociales. Esto era, más o menos, titular en la prensa española de hace unos días.

Y claro, una no puede dejar de sorprenderse por el altísimo nivel intelectual que demuestran algunos. Que la izquierda se declare en contra del liberalismo y de los recortes sociales ¿qué clase de novedad constituye? Yo, ingenua de mí, pensaba que así era desde hacía décadas.

El PDS es el viejo partido comunista alemán con lavado de cara –algo así como aquel "eurocomunismo" gramsciano que adoptó el PCE de Santiago Carrillo durante la transición española para camelar a los más ingenuos-, al cual se ha sumado Oskar Lafontaine, antaño líder de los socialdemócratas de la SPD. Lafontaine acusa a los socialdemócratas de haber abandonado el verdadero socialismo. ¿Socialismo real?

Los comunistas encuentran, sorprendentemente (¿o no?), al igual que los neo-nazis, su apoyo electoral fundamental en la antigua Alemania del Este.

Hace unas semanas Edmund Stoiber, líder bávaro de la CDU, afirmó algo así como que los ciudadanos del Este que votaban a los comunistas tenían que ser poco inteligentes y que no iban a consentir que rigiesen los destinos de Alemania.

A partir de ahí y de la consiguiente polémica –porque evidentemente lo afirmado por Stoiber no entra en el juego de la dictadura de lo políticamente correcto, aunque sea una verdad incontestable-, comenzó la bajada en las encuestas de los comunistas de siempre. Del 17% al 7% aproximadamente. No está nada mal.

Realmente no se entiende bien cómo unos ciudadanos, que estuvieron décadas sojuzgados por una de las tiranías más feroces que jamás haya habido, pueden seguir empeñados en votar a quiénes los sojuzgaron. ¿Querrán volver al Lada?

Cierto es que Alemania ya no es motor económico. Alemania está atravesando desde hace unos años una gravísima crisis económica, con una tasa de paro altísima. Cierto es que los Länder del Este son los que más están sufriendo la crisis y son una zona deprimida de Alemania.

Pero no es menos cierto que los ciudadanos del Este son los que mejor deberían de saber a dónde llevan los totalitarismos. Y, más concretamente, el comunismo. No hace tantos años que un Muro separaba la Alemania libre de la Alemania sojuzgada. ¿Acaso pretenden aplicar a la crisis económica las viejas recetas marxistas que tanta miseria y muerte causó? ¿No quieres taza? Toma dos. Muy inteligente no parece tal postura ¿no creen?

En Alemania, el 18 de septiembre, los alemanes eligen entre seguir con un sistema socialista, el del Estado del Bienestar, que está derrumbándose en toda Europa por su insostenibilidad, y un sistema liberal, de mercado, en el cual se premien el esfuerzo y la iniciativa. Uno de los slogans más repetidos por los líderes tanto de la CDU como por los liberales de la FDP es el de “más mercado”.

Y, según las encuestas, parece que los alemanes van a apostar por un cambio en las políticas de siempre y por “más mercado”.

Ya sólo falta que Zapatero vaya de estrella invitada a alguno de los mítines de Lafontaine. Y entonces se habrá conseguido, gracias al gafe, conjurar el peligro que supone la “nueva izquierda” en Alemania.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris