Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

La 'espantá' de Gabilondo

Jesús Nieto Jurado

sábado, 3 de septiembre de 2005, 02:30 h (CET)
En la rutina matutina de el español de la media, perviven y persisten ciertas maneras o modos de actuar, que originados por un patrón común y castizo de comportamiento, determinan todas las acciones inmediatamente sucesivas al trágico momento del abandono del sueño y el encuentro con la despiadada realidad, que en las grises luces del alba advierte la inminencia de un nuevo día.

En los albores de otra trágica jornada, en la que Wall Street determinará nuestra vida, y en Moncloa con mayor o menores diferencias se seguirán sus patrones, siempre resulta cálida, necesaria e imprescindible, alguna voz que fiel a su cita, relate sin temor y con compromiso lo que realmente ocurre, alguien que desde el receptor radiofónico del turismo de segunda mano, narre que acontece en esa efímera porción temporal que es el presente, de una manera cercana y erudita, de tal modo que frente a la complejidad del mundo, exista un cómplice radiofónico que desgaje la realidad y la haga más penetrable al usuario del planeta Tierra.

Iñaki Gabilondo es uno de los pocos seres que ha sabido cumplir con creces el papel de narrador de lo cotidiano, de orador del ya cuando la mente del oyente, embadurnada en la pesadumbre aceitosa del sueño, a pequeños pasos, mientras prepara el café, inicia el proceso de apertura de los sentidos a un mundo exterior cuyos designios le son cada vez más ajenos.

Gabilondo, sin considerar el colapso que originará en el milagro de la rutina mañanera, abandona el estudio de Gran Vía 32, ese balcón, sede de la Cadena SER, desde el que ha oteado el presente, el pasado y el futuro de España y los ha entremezclado de manera diáfana para desgranar los acontecimientos al profano.

Con la “espantá” (lo escribo con cariño), de Iñaki, desaparece al frente de las ondas hertzianas quién, con su voz cautivadora y empalagosa a partes iguales, ha constituido la banda sonora de la información matutina: uno de los últimos baluartes de la radio a quien los que nos hemos dedicado con fruición a este oficio de la palabrería, debemos rendir un merecido homenaje.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris