Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

Abandono y ocupación

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 31 de agosto de 2005, 23:25 h (CET)
La educación nos enseña un comportamiento y éste nos involucra en un entorno que a la misma vez nos sigue formando y enseñando ciertos valores que te hacen ser diferente e involuntariamente te llevan a buscar todo aquello que necesitas para ser feliz, pues al fin y al cabo esa es la finalidad de todo el mundo. La vida te enseña ciertas cosas innatas que no se pueden comprar con dinero ni vislumbrar al paso de la luz, te hace ser de cierta manera para que puedas ver las cosas desde un punto de vista único en el cual tú mismo eres el protagonista. Hay cosas de esas que hacemos quizás sin darnos cuenta que como bien cantaba Jesús de la Rosa: “La vida es una ventana, abierta o cerrada según tu forma de ser”. ¿Quién tiene la verdad absoluta? Nadie, pues no existe. Lo que si existe es el sentido común. ¿Y qué es el sentido común? Literalmente hablando podría afirmarse que es lo que comúnmente sentimos todos, y todos creemos o sentimos que hay ciertas cosas que desde la objetividad están bien o mal hechas.

Hace pocos días conversaba con unos amigos al ver las constantes noticias acerca del desalojo de personas que vivían en casas inhabitadas, y así esta bien dicho, sin ningún tono peyorativo como los comúnmente utilizados por los medios de comunicación para utilizar un buen titular donde todos podamos leer “Desalojados veinte okupas que vivían en un inmueble” Esta claro que a ciertos colectivos se les utiliza para lo poco bueno que según la gran mayoría de la sociedad creen que pueden aportar y mas masivamente con las cosas que hacen mal, por ejemplo podríamos pensar cuando alguien de la raza gitana hace algún acto delictivo, podemos ver como se nos vende que “Un Gitano roba en un comercio y deja dos heridos leves” en cambio cuando Joaquín Cortes va al Liceo de Barcelona a bailar no se expresa ni se menciona la etnia o folklore del bailador, simplemente la prensa extranjera y nacional expone en los titulares “El español Joaquín Cortes hace temblar el Liceo” Era simplemente un ejemplo sencillo y vulgar desde el punto de vista literario y narrativo que contiene este articulo.

Si un grupo de personas se ha puesto de acuerdo en acordar un plan coordinado y lleno de compañerismo para reunir el valor necesario o mas bien la necesidad imperiosa de sobrevivir para habitar una casa que lleva veinte años deshabitada sea por el motivo que sea y por tal se puede considerar que ese inmueble no sirve para nada mas que para albergar desidia a un paisaje quizás mas alentador y para ver como año tras año se deteriora mas, es entonces cuando yo me pregunto ¿Por qué la envidia y la codicia de tener y anhelar lo que el vecino tiene nos obnubila la mente y nos hace apoderarnos y aferrarnos a todos los medios posibles para conseguir aquello que no tienes y que si tienen los demás, aun sabiendo que cuando lo consigas no te servirá de nada porque realmente nunca lo deseaste tanto como lo que en ese mismo momento tenias? La gente se opone a los ocupas tan solo porque son débiles frente a ellos, porque la gente envidia a los ocupas simplemente porque éstos consiguieron una vivienda sin tener que pagar por ella, mientras que la gente común ha tenido que trabajar durante años para poder encontrar un lugar donde caerse muerto, es así, pero quizás nadie se ha planteado las circunstancias que llevaron a una persona a convertirse en okupa para poder sobrevivir. Siempre hay gente que vive peor que tú, que come menos y que quiere menos, tan solo es cuestión de alegrarse por lo que otros consiguieron y tú criticaste simplemente porque no tenias el valor de reconocer que has tenido suerte por nacer en una familia que ha podido darte lo que hoy tienes, y que ellos quizás tuvieron menos suerte y han tenido que buscarse la vida de esta forma. Ellos no roban a nadie y lo poco que tienen es porque se lo ganan ¿Quién es el que engaña y quien el engañado?

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris