Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

La noche del hermano

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
viernes, 23 de septiembre de 2005, 23:56 h (CET)
Este fin de semana me he visto, una detrás de otra, tres de las películas más vergonzantes del cine Español. Me refiero a Noviembre, del inefable director con protorrevolucionario Achero Mañas, La Mala Educación, de Pedro Almodóvar, un tipo cuya perversión discurre pareja a su grandilocuencia y al volumen de su peinado, y para finalizar Te Doy Mis Ojos, de Iciar Bollaín, (si los americanos tienen su western, nosotros tenemos nuestros blockbusters de malos tratos), producida por Santiago García de Leániz, el director de película que nos ocupa, La Noche del Hermano.

El film de De Leániz narra la historia de un joven cuyo hermano mata a sangre fría a sus padres sin motivo aparente (para mí que tuvo la desgracia de asistir a la misma sesión cinematográfica que yo), y de como aún desde la cárcel, la sombra ominosa del asesino repercute sobre su, a menudo hierática, existencia cotidiana. Todo ello en un opresivo ambiente rural tan del gusto de nuestros sesudos realizadores; y digo sesudos por no decir pretenciosos, ya que si algo les encanta a los cineastas patrios son esos juegos facilones de referencias y/o palabras presuntamente simbólicos que tienen como resultado que el pueblo donde viven los protagonistas se llame Tara del Valle (en chocarrero homenaje a la hacienda de Lo Que el Viento se Llevó) o que el personaje central de la nueva película de Fernando León de Aranoa acerca del mundo de la prostitución, se llame Caye. Toda una declaración de intenciones.

Al margen de estos pequeños detalles, la película se resiste con sorprendente valentía a caer en los vicios inherentes al cine mesetario, ya saben, diálogos ampulosos pero al mismo tiempo opositores al realismo, omnipresente tono de solemnidad, afán paternalista, aridez discursiva y gusto por las bandas sonoras con ecos de ritmos de organillo de verbena o incluso de película porno de las baratas (a la música de Los Lunes al Sol me remito), pero al final, (no hay lugar para la sorpresa en España) termina rindiéndose ante los encantos de los peores productos de nuestra filmografía, e incluso de las ajenas, porque ese increíble giro thrilleriano que la narración experimenta a mitad de camino con todo el asunto del triángulo amoroso, entronca por las bravas con la tradición más comercial y reiterativa del cine Hollywoodiense.

Así pues, lo que en principio parecía un sólido ejercicio de realismo a contracorriente, termina convirtiéndose en lo de toda la vida: un despliegue altisonante de pomposidad cinematográfica encubierta al servicio de una trama que en ningún momento exigía tal tratamiento. Vamos, que a estas alturas sigue siendo más fácil suspender la incredulidad ante una historia tan inverosímil como Sin City, que ante un disimulado mecanismo de relojería como La Noche del Hermano, al que terminan por vérsele todas las las entrañas en pleno colapso de engranajes. Una pena.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris