Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Artículo musical   -   Sección:   Música

Narcocorridos, épica de la droga

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
martes, 24 de enero de 2006, 02:16 h (CET)
He de empezar diciendo que siempre sentí una predilección especial por la música popular que nos llegaba desde tierras mejicanas. De pequeño escuché muchas canciones de Pedro Infante, muerto cuando yo todavía era un niño. Más tarde, en mi adolescencia, aproveché muchas de las canciones de Miguel Aceves Mejía para, durante las calurosas noches estivales, acompañado por mi guitarra endulzar el oído de aquellas amigas que, como canta Julio Iglesias, iban pasando de niña a mujer y la verdad es que las canciones de amores despechados y tristes del mejicano tenían un cierto éxito entre el público femenino. Más tarde me sedujeron los corridos de la Revolución de Villa y Zapata escuchados en un vinilo editado en Francia – aquí estaba prohibido- editado en la colección “Les Chants du Monde”, distribuido más tarde en España por Edigsa. Siempre me han gustado las canciones que expresaban el sentir del pueblo que las cantaba y los corridos hacían y hacen eso.

El corrido tiene su origen en el romance español y la jácara y su etapa de esplendor fue durante la revolución de 1910. Son baladas que hablan de fugitivos y pistoleros “buenos” que devenían, generalmente, en héroes del pueblo que les enaltecía en sus canciones. Fueron famosos los corridos dedicados a Emiliano Zapata y Pancho Villa, aunque entre nosotros tal vez el más conocido sea el dedicado a la cantinera Adelita. Estudiando las letras de los corridos podemos tener una idea de la historia de Méjico. El corrido es, como en tantos otros cantos populares, la historia oral de un pueblo. Su métrica suele estar establecida en cuartetos de versos de ocho silabas, aunque también podemos encontrar versos de ocho silabas o hasta de doce como en el corrido “El caballo blanco” de José Alfonso Jiménez, y su rima suele ser variable.

Pero a partir de 1930 los corridos pasaron a una época de decadencia quizás empujados por otro tipo de música foránea como sucedió en otros países. Y fue hace unos treinta años cuando vuelven a surgir con fuerza esta vez en forma de narcocorrido. Ya no había revoluciones que cantar y los creadores de los narcocorridos mirando a su alrededor tenian muchos temas de los que hablar, entre ellos el contrabando y los “mojados” que intentan atravesar la frontera del Río Grande en busca de una vida mejor en las tierras norteamircanas del Norte. La realidad social se impone y el lugar de los viejos revolucionarios y bandoleros pasan a ocuparlo ahora los narcotraficantes que dejan atrás una vida de pobreza para prosperar y alcanzar un “cierto respeto social” mercadeando con la droga. Así nacen canciones como “Contrabando y traición” o “La banda del carro rojo”. Camionetas, nombres en clave para nombrar la droga, policías corruptos, amores y muerte suelen abundar en las letras de esta nueva versión del viejo corrido mejicano. La métrica de sus letras pasa al sexteto en lugar de los cuartetos originales del corrido y los instrumentos que las acompañan suelen ser la cuerda, el viento y el acordeón que con su sonido da un cierto sentido sentimental a los temas.

Las letras suelen enaltecer a los traficantes y se dice que en algún caso estos pagan buenas cantidades de dinero para que les escriban corridos que enaltezcan y den una pátina épica a sus actividades criminales. Esto ha hecho que en Méjico exista ahora una fuerte polémica sobre este tipo de canciones. En algunas emisoras de radio se ha prohibido su emisión y de las escuelas se han hecho retirar los libros de texto que contenían la letra de algunos narcocorridos ya que se estima que las mismas pueden ser un mal ejemplo para la juventud que puede ver en los narcotraficantes y su vida novelesca el camino del éxito

En España comenzamos a oír hablar de los narcocorridos a raíz de la publicación de la novela “La Reina del Sur” de Arturo Pérez Reverte. Sus capítulos van encabezados por el titulo o por frases de algún narcocorrido famoso y la historia, ya lo saben, es la de una famosa traficante. A raíz de la publicación del libro vinieron en gira por España “Los Tigres del Norte” uno de los grupos más famosos que canta este tipo de música. Era el año 2002 y cantaron en escenarios de Barcelona, Madrid y Pamplona para volver a Barcelona el pasado año en el acto de clausura del Forum de las Culturas donde estrenaron el “Corrido de Monterrey” ciudad donde tendrá lugar el próximo Forum. Además de ellos, en estos momentos, los principales grupos de narcocorridos son los Tucanes de Tijuana, los Huracanes del Norte y El Puma de Sinaloa. Y todavía se siguen cantando los temas compuestos por Chalino Sánchez autor de corridos que vivió y murió de la misma forma que expresaba en sus canciones.

El narcocorrido está ahí, quieran o no las autoridades mejicanas, y sus canciones suenan más allá de las fronteras del país azteca. En Tejas ya ha desplazado a la música “Tex-mex” y las emisoras de radio de los USA los retransmiten a diario para sus oyentes chicanos. Sus letras siguen siendo la historia oral de un pueblo, el mejicano, que a través de ellas ve el día a día de su tierra con sus alegrías y sus problemas, con sus policías buenos y sus policías corruptos y con toda una mítica y épica que ya les viene de años.

Noticias relacionadas

Javier Rubial, Premio Nacional de Músicas Actuales 2017

Compositor, arreglista, guitarrista y cantante

Lady Gaga y su 'descanso' del mundo musical

Reconoce lamentarse de su estado de salud

Ricky Martin deslumbró en el MTV Gibraltar Calling

Doce canciones, 50% en inglés y español

Hospitalizado el cantante de Smash Mouth

Por problemas respiratorios

Muere el único hijo de la cantante Natalie Cole a los 39 años

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris