Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Un día menos  

Metafísica de la pregunta

Juan Antonio Hurtado
Redacción
martes, 30 de agosto de 2005, 00:29 h (CET)
A veces me pregunto cuál es el secreto de la existencia y me gustaría saber el motivo por el que vivimos. Mantengo varias hipótesis aunque sé que no sabré cuál es de entre todas ellas la correcta. Pero lo más paradójico quizás es entender que no importa no saber por qué estamos aquí y de esta forma tan solo aprovechar cada instante sin olvidar ninguno y vivir sin complejos y lo que es más importante, sin preguntas.

La lacra del planeta es el ser humano, y la lacra del ser humano es preguntarse siempre ¿Por qué? Yo en cambio me pregunto ¿Por qué por qué? Siempre estamos intentado complicarnos más nuestros problemas cuando olvidamos el problema en sí y tan solo acabamos preguntándonos el por qué de sus causas, nos atormentamos preguntándonos por qué nos ocurrió esto o aquello y no al vecino. También intentamos buscar al culpable, al asesino o al que roba, siempre estamos señalando a alguien con el dedo, como si los demás factores que influyeron o indujeron a que una persona cometiera según las leyes establecidas un acto delictivo o alguna acción inmoral fuesen únicamente culpa suya. Nadie se para a pensar el por qué de las desgracias del vecino, en cambio intentamos arreglar el mundo desde el sofá del cual entablamos una conversación nocturna mientras nadas entre nubes de humo, nos preguntamos cuestiones que no tienen respuesta y divagamos sobre las diferentes teorías sin poder responder a nada. Es como se diría, malgastar el tiempo en algo que de antemano ya sabes que no podrás solucionar. En cambio no nos paramos a pensar cómo arreglar la realidad que divisamos cada día, en las desgracias ajenas cercanas a ti.

Hay personas que no disfrutan la vida y parte de la culpa la tiene la sociedad. La sociedad te educa y te muestra unos valores que incitan e interfieren en tu personalidad para que seas de una determinada forma. Estas personas nunca llegan a plantearse el por qué porque ya tienen una respuesta y es por eso que me enervan a aquellas personas que nunca tienen dudas. La religión, la ciencia o la energía cósmica te dan respuesta que muchos de nosotros agarramos con ahínco como única forma de salvación frente a la desesperación por no saber o tener una respuesta ¿Y si no hubiera una respuesta? Nadie quizás se ha planteado esta hipótesis. Quizás yo podría pensar que malgastan su tiempo en busca algo que no existe y en divagar y pensar sobre donde estará, porque no viene o por que no se deja ver, porque no se nos revela el secreto que tanto anhelamos, porque pensamos que somos especiales o acaso creemos que nos sentimos diferentes del resto de la gente porque creemos que tenemos un don y por ello pensamos que poseemos al verdad absoluta que nos permite dejar de atender divagaciones de algún loco borracho que habla de los hermanos siameses con su amigo Santa y del porque los dos caen en el vacío sin poderse salvar.

Y sepan todos aquellos que viven atormentados por engañarse a sí mismos y hacerse sentir que no ocurrió nada, aquellos que duermen poco y mal debido a un no sé qué que no les permite descansar, todos aquellos que ya lo saben todo y actúan como tal, aquellos que de evaden y escurren el bulto indicando que no se involucran en eso a lo que llamamos sociedad, aquellos que tienen el poder y el dinero y aun así no son felices, aquellos que se agarran a un dios invisible e inexistente que fue creado por el miedo a no saber autorregularse, aquellos que no quieren mejorar y aun así se toman el lujo de molestar a los que si quieren hacerlo. Sepan que si todo fue producto del azar o fue Dios el que montó 'er tinglao' también es posible que unos hombrecitos verdes jueguen a los Sims con nosotros. Así que sigan divagando de las diferentes teorías que prevalecen hoy en día. Yo mientras tanto disfrutaré de eso a lo que los demás buscan explicación. A mi no me hace falta una explicación.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris