Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Dark Water', de Walter Salles

Marcos Méndez Sanguos
Marcos Méndez
viernes, 23 de septiembre de 2005, 23:56 h (CET)
De producción norteamericana, raíces japonesas y manufactura brasileña, Dark Water es un film universalista no sólo por el carácter internacional (y, por supuesto, heterogéneo) de sus diversas fuentes y referencias. Si echamos una ojeada a los últimos títulos de terror nacidos de las cabezas de chorlito de los guionistas americanos, la palabra “encargo” pasa a ser eje central de una familia numerosa de cineastas despreocupados por cuestiones como la narración cinematográfica, el ritmo o la puesta en escena, más atentos a enseñar los atributos sexuales de sus protagonistas (especialmente femeninas) o de asustar al personal con un inesperado choque de platillos.

Es precisamente este repudio a lo “real”, a la verosimilitud de las historias, lo que separa al cine de terror oriental del occidental. En Dark Water hay sustos, miedo y angustia. Y entre la pesadilla existencial de la protagonista, una situación laboral precaria, alquileres por las nubes y una infancia marcada por el abandono moral y la dejadez educadora de sus progenitores.

La protagonista, una Jennifer Connelly con mirada de bisonte malherido, de anti-heroína a punto de caer por el inabarcable acantilado que es la vida, lleva a su hija Ceci a un bloque de apartamentos en Roosevelt Island, un barrio marginal a las afueras de la ciudad de Nueva York. Comparte su custodia con un hombre que desde el principio nos cae antipático, quizá más por la (por otra parte lógica) identificación inconsciente del espectador con los humildes, los que están en inferioridad de condiciones, los que además de luchar por sus seres queridos deben enfrentarse a la subsistencia del día a día capitalista.

Esta cotidianeidad, que podemos extender sin demasiados problemas a cualquier lugar del mundo, se tensa con más fuerza si la complementamos con una trama sobrenatural sobre la incidencia del mundo de los muertos en el mundo de los vivos. Walter Salles, el director de Estación Central de Brasil, trata de que la protagonista se sienta como si un torbellino sacudiese sus pretensiones, y sofoca cada plano con una sensación, con un significado concreto, con un sentir o una pretensión estética nada gratuita ayudado firmemente por la fotografía de Affonso Beato y la partitura de Badalamenti.

Pero también hay que ver las cosas como son y no como podrían ser, y es que Dark Water dejaría de existir como tal si Hideo Nakata no dirigiese un film idéntico hace tres años. Las diferencias son más externas que internas, referidas a cuestiones de promoción y marketing, de lugares (pero no de espacios) y de nacionalidades (que no de personajes). Y no nos podemos olvidar de que Walter Salles fabrica un remake, inútil por su proximidad hacia la obra copiada, pero con la misma capacidad de sugerencia y atención que su precedente.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris