Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crónica taurina   -   Sección:   Toros

El renacer de Sanlúcar

Ignacio de Cossío
Ignacio de Cossío
sábado, 10 de diciembre de 2005, 17:33 h (CET)
Sanlúcar renace de sus propias cenizas en dos festejos como para premiar a la nueva empresa tras un inexplicable letargo taurino. Por fin llegaron los carteles rematados y los triunfos seguros a plaza llena. Esto no es más que un claro ejemplo de lo que urge en la fiesta que no es otra cosa que eliminar la media docena de festejos mediocres, sin interés y escasamente rematados frente a los dos o tres carteles con toreros que despiertan el máximo interés entre la afición. César González conocedor de todo esto confeccionó dos tardes de súper lujo y claro hay están, los resultados y los trofeos con una media de rabo por corrida no se hicieron esperar.

Hermoso de Mendoza, caliente de San Sebastián y Almería, enciende la llama con galopes de costado, pasadas de infarto frente a la cara del toro, clavando con los pechos y al estribo a lomos de Monterrey. Su primer astado resulta ser un zambombo sin clase ni recorrido, no hay nada que hacer. Tras las banderillas largas y cortas ejecutadas a la reunión el rajado animal pide el rejón de muerte que insiste en deslizarse por su costillar. Adiós oreja adiós. Con el tercero de la tarde todo cambió con la inestimable ayuda de Curro, el mítico Chenel, Fusilero y Fósforo. Estaba claro Hermoso venía a por el rabo y tuvo que sacar toda la artillería pesada. ¡Qué lujo es contemplar a Chenel galopando a la grupa, saborear los cambios de terrenos y sus quiebros en un palmo de terreno! La faena se construía poco a poco por el pitón derecho hasta que fusilero fusiló al negro toro con tres piruetas en la misma testuz del toro. La plaza se venía abajo y yo tenía el castigo de seguir escribiendo para ustedes. Fósforo citaba en el centro poniéndose a dos manos para clavar seguidamente tres docenas de rosas. Pablo hace el teléfono dos conferencias al extranjero para saber que tal está Gayarre que sigue en Méjico. Ahora el rejón no falla y los máximos trofeos tampoco. La tarde se levanta por momentos denuevo.

Javier Conde que sustituye a Ponce caído en EL Puerto no quiere quedarse atrás. Salta en segundo lugar un gran toro castaño capirote de Algarra sensacional por el pitón derecho. Veroniquea con gran gusto y compás abierto el malagueño, llegan los caballos y el toro pierde las manos. En banderillas estaba claro tiene dos pitones excepcionales el toro así que hay faena para rato. Dos series con la diestra un poco encimista hacen que el toro casi le arrolle. Falta colocación y distancias. Los naturales se suceden de uno en uno y de dos en dos pero que no liga Conde el tercero que el toro como el público piden a gritos. Javier tiene gusto y torea muy despacio pero esta vez estaba reservón, pinchó y las palmas para el toro. En el quinto, con un toro animal marcado a fuego que remató en todos los burladeros, no estuvo a gusto con el capote. Vamos que no le vió hasta la faena de muleta. Tres series con la diestra de gran mérito y ligazón se producen, nacen sin esperarlo. Todavía le falta perderle un par de pasos frente al enemigo. Conde se transforma se hace más vulgar los pases se suceden rápidamente sin elegancia y finura, no le reconozco. ¿Qué le sucedió? Ni idea. Siguen los disgustos con un pinchazo hondo, el aviso y tres descabellos. Nada que al traste con la inspiración de la que tanto me hablaba Bergamín. Conde pide permiso a Morante para sacar el sobrero y ya se pueden imaginar la carita del sevillano, todo un poema. Bien, bien esta es la competencia que divierte a todos. Conde lleva magistralmente al noble algarra por chicuelinas al caballo. Llega el quite de Morante por gaoneras y chicuelinas y no sale tan bien parado. Sigue el rostro compungido del torero de la Puebla. Conde sigue en sus trece y encima le brinda el toro a Morante que dos…La plaza muy caliente pierde los estribos y comienza a jalearlo todo lo bueno y lo malo como extraordinario. Hilvana dos series con la diestra a menos a un toro un poco brusco al final del muletazo y claro el sabor que nos queda en el paladar es otro. Conde no logra ligar tres con la zurda y receta tres circulares invertidos para calentar la olla. El público pierde el norte y le concede los máximos trofeos a una faena de saludos desde el tercio. Sanlúcar perdió por un instante el listón de la exigencia taurina.

Lo de Morante es de otro mundo. Si Pablo toreó genial a lomos de Chenel el de la puebla lanceó a la verónica a lo Paula. Curro y Rafael denuevo juntos en la plaza. Seis verónicas como seis soles en Bajoguía pescando cangrejos costeros. Cuidado con el quite al tercero que también es de órdago a la grande. Otras tantas verónicas y que media Dios mío a lo ¡Viva Triana y su velá de Santa Ana! Replica Conde y claro nada de nada como unas patatas a buen solomillo. Que ritmo y armonía con la franela, Morante no lo puede aguantar es artista de nacimiento. Ocho derechazos con cambios de mano incluidos coronan al toro en el centro del ruedo. El toro no tiene tanto recorrido por el pitón izquierdo y los muletazos surgen de uno en uno como las gotas de una fuente. José Antonio falla con la espada y tras el pinchazo clava una estocada trasera que le valió una oreja. Con el sexto de Zalduendo poco pudo hacer, el toro no colaboró salvo para dejarse hacer un quite por delantales y rematados con una media de rodillas a lo Robles para quitar el sentío. Claro eso mismo no lo saben hacer y ejecutar de la misma manera nadie en el escalafón y por eso Morante es lo que es cuando esta inspirado. Cortito cortito se va quedando el toro de Don Fernando, recatamos una serie con la zurda y otra con la derecha sin historia. Morante se despide de la afición con trincherazos, desplantes varios y kikirikis muy expuestos y pasaporta al desrazado al nuevo mundo. De postre estocada corta y trasera bañada con otra oreja de la casa. Recuerden los cambios de Chenel y las verónicas de Morante lo mejor del menú en un restaurante de lujo que ha vuelto a abrir al público exquisito de Sanlúcar.

FICHA TÉCNICA
Plaza de toros de Sanlúcar. Viernes 26 de agosto de 2005. Con tiempo espléndido y lleno en los tendidos se lidiaron dos toros de Flores Tassara para rejones gordos y de escaso juego, tres de Algarra nobles y con calidad y uno de Zalduendo que fue a menos.

- Pablo Hermoso de Mendoza, ovación y dos orejas.
- Javier Conde, ovación y ovación tras aviso y en el sobrero dos orejas y rabo.
- José Antonio Morante de la Puebla, oreja y oreja.

Noticias relacionadas

Miguel Hernandez o la forja de un taurino

A Miguel

Don Juan Carlos disfruta de una tarde de toros en Las Ventas

El Palacio de Vistalegre (Madrid) volverá a acoger corridas de toros en 2017

Contrato renovado por un año

Taurinos presentan 20.000 firmas en el TC para que se resuelva el recurso contra la prohibición de los toros en Cataluña

Más de 10.000 taurinos se manifiestan en Valencia

La Feria de Fallas había movilizado en los últimos días a los antitaurinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris