Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Coral y otras olas

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 27 de agosto de 2005, 22:27 h (CET)
De Coral se sabe muy poco, los medios de comunicación nos dicen que es cantante, compositora y bailarina, que canta al estilo musical de Mónica Naranjo y que ha ganado recientemente todo un Festival Internacional de la Canción. Se sabe que llegó un día a Benidorm y la armó, aunque parece ser que muy poca gente se ha enterado. Antes de conseguir su premio hubo de competir con otras dos mil trescientas personas de todo el mundo, en su mayoría jóvenes como ella, sufriendo diversos castings o a través de sus maquetas, hasta situarse en la cumbre junto a los otros doce participantes que, tras bastante trabajo y discusión, han sido los finalistas y ganadores, con derecho a cantar en directo ante las más de 5000 personas y, por supuesto, a seguir compitiendo en uno de los Festivales de la Canción más antiguos de España, sino el más antiguo, que este verano ha cumplido su 38 edición con algunos altibajos que otros.

Puede que Coral, Anna, Bionda, Alisha, Jorge, Frank, Miguel, Salva, Will, Ana, Sabrina, Luz Ángela y Rodrigo no sepan que este Festival comenzó a desarrollarse al mismo tiempo que la ciudad veraniega que le da nombre y que por tanto son inseparables. Se inició cuando un medio de comunicación, concretamente la radio, lo lanza por sus ondas, ondas que aún lo mantienen, pero sería a través de la todopoderosa televisión cuando adquiere fama este Certamen con una mayor proyección de medios.

Fue Julio Iglesias en 1968 quien lo ganó con la canción “La vida sigue igual”, la cual se haría muy popular, siendo el cantante uno de sus mejores padrinos, no en vano se ha celebrado en el auditorio de su nombre del Parque de La Higuera. Ya quisiera la joven Coral que su canción “Maldito corazón”, la genial balada que tuvimos el honor de escuchar en directo, sea igualmente reconocida como la del famoso cantante, pues no es tan fácil que una canción ganadora se haga popular, a no ser que machaconamente, y por múltiples intereses, nos la pongan en anuncios televisivos o emisoras de radio.

La proyección que se le dé a un producto artístico ya sabemos que es muy importante y ahí está el pobre alcalde benidormense soñando, aparte de promocionar la ciudad que gobierna, ilusionado con que, no ya la canción ganadora, sino cualquiera de las otras once finalistas se conviertan en un éxito tal, que tenga a su ciudad como motivo musical de estío, al menos para las gentes del Mediterráneo. Hay que reconocer que, incluso con este importante Premio, será difícil y que el talento de Coral no gozará, a pesar de las televisiones autonómicas y otras, ni una mínima parte de la fama de otros certámenes televisivos lanzados a la realidad del cotilleo-show morboso y desquiciado.

Es este Festival, a decir de su alcalde, todavía un concurso limpio pero con problemas de financiación que han hecho que haya temores sobre su desaparición; el edil piensa que es una pena que no se ayude más a un Festival histórico por excelencia. Pasados casi cuarenta años desde sus comienzos, aparecen numerosos ayuntamientos que intentan proyectar su ciudad por medio de la música, aunque con niños, de la manera que ya lo hiciera la localidad alicantina. Días de gloria tuvo y retuvo Benidorm, días de gloria para artistas como Raphael, Dúo Dinámico, Emilio José, Juan Erasmo Mochi, Dyango, Coral, (también Coral), y otros muchos. No se entiende que tras ganar un premio tan importante como éste, esta joven que canta desde los doce años, hija de artistas, y que cuenta con un club de fans desde hace tiempo, esta madrileña que ya tiene algo en común con los grandes, no escuche cómo su “Maldito corazón” suene un poco más, ni haya sido bendecido por nadie, ni se lance por las ondas de todo tipo, tras casi dos meses desde que lo cantara a plena voz, y no podamos ver que la proyección de Benidorm sea comparable, desgraciadamente, a sus saturadas pero animadas y refrescantes playas.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris