Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Color púrpura   -   Sección:   Opinión

Lo fácil de la destrucción

Macarena López

sábado, 27 de agosto de 2005, 22:27 h (CET)
No se aprecia lo que se tiene hasta que se acaba perdiendo, y si algo hay más cierto que ese refrán que nos lo digan. Perdemos lo esencial, progresivamente, no de golpe, y de ahí viene que nos dé igual y que pensemos que lo que ahora estamos destruyendo no nos afectará directamente a nosotros. Nos despedimos de las personas que más queremos, las que más cerca están de nosotros, perdemos lo material, perdemos vacaciones, trabajos, dinero, y qué pena nos da; pero perdemos nuestros bosques y parece ser que esa cuestión importa poco, y puede que no le demos importancia porque muchos no vivimos en pueblecitos aislados de la ciudad, o en casas en una gran montaña, y claro, no nos vemos obligados a abandonarlo todo, y a presenciar como se quema el entorno donde muchas personas han nacido y crecido.

Lo peor es que la mayoría de esos fuegos que están arrasando gran parte de los bosques en nuestro país son provocados y si mirásemos cifras oficiales veríamos que se han encontrado en los últimos meses cientos de pirómanos que actúan por allí y por allá como buenamente quieren, y que hay incluso páginas en Internet que hablan de ‘¿Cómo provocar el incendio de tu vida?’. El problema de todo esto es que no hay controles, y que tienen que pasar las cosas para que se pongan medidas, medidas que no se les da a todos por igual, pues hay rinconcitos en nuestro país que también se ven afectados por el fuego, y cuyas llamadas no son atendidas. Hay en ellos héroes anónimos que sin la ayuda de los servicios de extinción solucionan sus problemas. Y lo que es aún más importante, existen personas, que sin pedir remuneración a cambio, vigilan a diario nuestros bosques para que al menos lo poco que nos queda esté vigilado, y por si fuese poco, no lo hacen en las mejores condiciones de seguridad. En fin, que esto al fin y al cabo a muchos les importa más bien poco, lo fácil ya se sabe que es destruir, lo difícil es recomponer.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris