Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

Extrañas coincidencias: poscine y filosofía

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
viernes, 23 de septiembre de 2005, 23:56 h (CET)
David O´Russell es un cineasta peculiar. El tipo ya ha había dado muestras de su pensamiento tangencial en Flirteando con el Desastre y, sobre todo, en Tres Reyes, esa incorrecta visión de la primera Guerra del Golfo que haría las delicias del Clint Eastwood de Los Violentos de Kelly y que, hoy por hoy, ya no podría filmarse. En Extrañas Coincidencias, su cosmogonía fílmica se fractura todavía más hasta componer, por momentos en sentido literal, una película caleidoscópica a la postre coherente.

Al igual que el insufrible Charlie Kauffman y sus acólitos protovanguardistas, O´Russell busca la originalidad con la misma determinación que Gollum su tesoro. Sin embargo, a diferencia del guionista de cabecera de las nuevas hornadas de cineastas de escuela, el afán por relumbrar de O´Russell no asfixia la vida de la trama y sus personajes. Dicho de otro modo, Extrañas Coincidencias es un producto de naturaleza extravagante, pero su extravagancia, en líneas generales, no constituye en fin, sino el medio… el medio para hablar de filosofía, de religión, de sexo, de racismo, de hipocresía, de capitalismo, y de todos esos tabúes que aún colean en las cinematografías modernas.

En este sentido, O´Russell enfila el camino contrario del cine Europeo. Aquí, para diseccionar las podridas aristas de la sociedad, suele recurrirse a un grupo de personajes muy preclaros y soporíferos divagando sobre todos esos temas alrededor de una mesa. No hay más que ver las películas de Chabrol, Guediguian o Fernando León de Aranoa para constatarlo. Extrañas Coincidencias pasa del atajo comodón por autopista y toma la carretera comarcal más sinuosa. A través de la imaginación, de unas cuantas ideas impepinablemente geniales, de diálogos tan brillantes como absurdos, y de un sentido entre lisérgico y deconstructivista de la puesta en escena, O´Russell logra con su película actualizar el esperpento sin posmodernizarlo, de tal manera que a nada que uno preste un mínimo de atención al (en apariencia) deslavazado tejido del film, puede descubrir entre sus pliegues retazos de su propia y miserable existencia e incluso darles forma para sacar algo en claro.

Al final, y no cabe duda de que aquí radica el punto fuerte de la película, el espectador termina por darse cuenta de que todas las pamplinas acerca de la manta existencial que Dustin Hoffman le soltaba a Jason Schwartzman y compañía a lo largo del metraje, tienen en el fondo su sentido, y lo más difícil todavía, que la excentricidad, el delirio, el absurdo y la inconexión, no son más que la vaselina que O´Russell nos aplica para hablarnos de asuntos mucho más “de auteur”… Casi nada.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris