Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Libertades disfrazadas

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 22 de agosto de 2005, 23:28 h (CET)
No es lo mismo hablar de Libertad que de libertades. Con frecuencia creemos estar gobernados por la primera con mayúsculas, mientras nos damos cuenta de una disminución e incluso supresión de las libertades más pequeñas, de esas ejercidas cada día. ¿De qué nos valen grandes libertades si no podemos ejercer las pequeñas? ¿Hasta que punto tenemos dificultades parciales para ejercerlas? Comentaré algunos ejemplos de estas situaciones.

Observen lo sucedido con la jueza de Denia Laura Alabau. Ante un caso concreto de solicitud de matrimonio homosexual, observa posibles problemas legales con la Constitución, decidiendo en consecuencia hacer la correspondiente consulta. Hacer esto y caerle todo tipo de improperios ha sido todo una misma cosa. Le dedican insultos y menosprecios por todos los medios. Ante posibles problemas inconstitucionales por ser los contrayentes de otros paises o por otro motivo, pudiera darse el caso de que ese matrimonio fuera nulo a pesar de la práctica del mismo por la autoridad civil. Dados los acontecimientos parece deducirse una situación curiosa, ¿No puede hacerse esa pregunta? ¿A ese punto hemos llegado?

Los criterios deben madurarse, con valoraciones adaptadas a cada ámbito social. Los derechos de los homosexuales, los derechos de las familias, la voluntad de cada ciudadano y las estructuras sociales, deben hacerse compatibles. Ahora bien, si ni siquiera se habla de un asunto media hora seguida, no se profundiza, y se estigmatiza el simple hecho de acercarse a los órganos de funcionamiento democrático, acabamos la discusión antes de empezar. Se tratará de una simple vociferación sin fundamento. Fíjense en la frecuente afirmación de esa libertad de actuación y expresión, cuando de forma paradójica le masacran al menor atisbo de que piensa aclarar algunos conceptos.

Hay casos de COARTACIONES LINGÜÍSTICAS. Otro ejemplo hablando de grandes libertades, hable Vd. tranquilo en el idioma preferido. A las primeras escaramuzas ya tenemos las correspondientes presiones. No siempre parece apropiado escudarse en los políticos, esa oposición también se ejerce por muchos ciudadanos de base. Unas veces exagerando las extrañezas al oir otra lengua, otras dificultando que otros se expresen en la lengua particular. ¿Porqué las diferentes lenguas no deben estar presentes en los foros públicos? La otra vertiente opresiva intenta imponer lenguas sin muchos miramientos. Ambas coartaciones me parecen abusivas y ahogan el ilusionante germen del sentir personal e intransferible.

También las PARADOJAS GLOBALES influyen en nuestro grado de libertad, de una forma ladina y no pocas veces traidora. Suelen difuminar la valiosa libertad individual en nombre de unos ídolos falsos, pretenden colocar los grandes nombres en un pedestal y todos a rendirles pleitesía servilmente. Nos dejamos embaucar, dimitiendo como entes individuales. Se habla de éticas e intenciones sociales, cuando la sociedad no piensa, sólo los individuos; pero con este truco se adormece la libertad original de cada uno. Nos convencen con facilidad y todos cedemos a esos pretendidos poderes supremos, dirigimos la atención a otra parte, mientras los iluminados de turno actuan con libertad. Nos evitan preocupaciones. ¿Basta con que piensen y decidan los oráculos de turno?

En cuanto al DETERMINISMO GENÉTICO, nos ilusionamos con las actitudes, deseos y comportamientos, quedamos imbuidos de una fuerte sensación de actuar con toda libertad. ¿Esto es así realmente? Las fuerzas subyacentes que impulsan esas actuaciones son muy variadas y potentes. Uno será muy pánfilo o muy nervioso sin haberlo elegido, por lo tanto realizará sus actos encorsetado por su forma de ser, por su talante. Todos sabemos que hijos con la misma educación y familia son totalmente distintos. ¿Hasta que punto se es libre? Cuando hemos realizado una actuación deleznable solemos decir, muy a pesar mío. Cuando uno es bonachón o por el contrario vidrioso y muy mal encarado ¿Es posible cambiar esas características?

A diario nos enfrentamos al DETERMINISMO SOCIAL. Esa suerte o destino de haber nacido en buenas familias, en paises africanos, centroamérica o países del mundo rico. ¿Qué cualidades se pueden aprehender en esos entornos vitales? Además, esos ambientes sufren variaciones o no, cambios bruscos o simples evoluciones. Semejante carga ejerce con fuerza su papel, de tal manera que resulta complicado modificar sus consecuencias. No hará falta insistir en fuerzas de este tipo.

Por lo tanto, y sin ánimo de ser exhaustivo, nos hallamos ante grandes palabras como esta de la libertad, con los suficientes atenuantes y ramificaciones para que las consideremos con actitudes más modestas. Es decir, más a nivel de las personas corrientes, dominadas por esa biología terca pegada a sus genéticas, presionadas por el entorno como la jueza de Denia, enfrascadas en esas guerras lingüísticas, o pilotados por ideologías globales insostenibles. Ya no está tan clara aquella libertad inicial y nítida.

Los disfraces de la libertad son de muchos colores y ropajes. Y la vida es un continuo sueño, con disfraz o a pelo. La relevancia de estas distorsiones comentadas radica precisamente en el hecho de poder identificarlas. Una vez detectadas, la reacción de cada individuo podrá ser nula y quizá más sensible. Dejarse embaucar por los cantamañanas, ejercer con sus propias limitaciones o buscar un aprendizaje que nos lleve a mejores cotas.

Muy a pesar de tantas limitaciones, las referidas y otras muchas, continuan existiendo los recovecos para ampliar nuestras posibilidades, para soslayar aquellas libertades que nos perjudiquen y para ensamblar nuestras ocurrencias con las del vecino.

El camelo está presente con enorme facilidad, de ahí que traten de contestarnos con grandes titulares cuando la letra pequeña, la práctica diaria, no tenga nada que ver con los grandes y edulcorados conceptos.

En otra ocasión se podrá hablar de disfraces. Como tales tienen una utilidad fenomenal, festejos, carnavales, disimulos de grandes variaciones. Muy diferente es utilizarlos en plan coercitivo, como planteamiento engañoso, como intentos de manipulación. Aquí podemos pensar que estas conducta no contribuyen a instaurar esa sociedad anhelada, de convivencia, de respetos mutuos.

¿Por qué tanto asombro ante las actitudes personales? ¿Por qué tanto silencio ante las presiones coercitivas?

Los intereses son muy diversos, las alharacas muy frecuentes, llegando pocas veces al fondo de las cuestiones. Y mucho menos, al fondo personal deseable, porque es el único representante válido de las diferentes personalidades.

Aboguemos por la facilitación de esas expresiones particulares, afrontemos el debate sincero de los diferentes puntos de vista, sin llegar a esa masacre mediática de todo aquel que opine distinto. De no hacerlo así, no debe extrañarnos que las opresiones a nivel informativo o político, con frivolidad, puedan alcanzar matices más agresivos como estamos cansados de ver. Lo que empieza por una manipulación banal puede acabar enardeciendo a los protagonistas y desde ahí llegar a comportamientos tremendos.

Quizá tengamos que conformarnos con modestas libertades, poco pretenciosas, pero que sean propias y abiertas a las ilusiones que consideremos oportunas. Que nos equivoquemos o acertemos por nosotros, sin abdicar de esa función indelegable.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris