Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

Vivan las vacaciones

Jordi Martínez Aznar

lunes, 22 de agosto de 2005, 05:56 h (CET)
Bueno, ya estamos inmersos en las ansiadas vacaciones. Cuando este texto esté publicado, muchos, incluyéndome a mí mismo, estaremos disfrutando de unos más que merecidos días de descanso en aquellos lugares donde cada cual haya escogido para, por lo menos intentar, olvidarse de los problemas de la vida cotidiana durante algunos días.

Pero no siempre las cosas salen como uno tiene planeado ni todo es tan relajado como nos vienen comentando desde hace días los que han tenido la suerte (o desgracia, según se mire), de haberse ido antes de vacaciones.

Hay quien mantiene la teoría de que lo único para lo que sirven las vacaciones es para estresarse todavía más de lo que uno ya estaba normalmente el resto del año. Por fortuna o por desgracia, en algunas ocasiones no les falta razón a las personas que defienden esta teoría.

Hay algunos puntos que me gustaría repasar a continuación, y los cuales se repiten, como cual migración de las aves al sur cada invierno, de manera ineludible. Sé que no están todos los que son, pero estoy seguro que muchos nos habremos encontrado con alguna de las siguientes situaciones.

Las maletas
Da igual que nos vayamos para cinco días como para dos semanas. Cargaremos el coche como si en ello nos fuera la vida y no volviéramos hasta dentro de diez años. Es como si cargar el coche con cuarenta maletas significara que íbamos a pasar unas mejores vacaciones que las del vecino que solamente ha cargado con cinco.

Sobre su montaje, aunque nosotros pongamos todas las ganas, finalmente será ella quien las acabe haciendo. Y es que, mucho que nos pese, tenemos que admitir que un porcentaje bastante alto de hombres somos unos auténticos desastres a la hora de organizar cualquier tipo de equipaje. Para nosotros, hacer una maleta, y ya no digamos varias, es lo más parecido a hacer un cubo de Rubbick

Caravanas
Qué decir de las caravanas. Por si no tuviéramos suficiente con las que tenemos el resto del año a la hora de ir al trabajo, durante estos días de julio o agosto también tenemos que tragarnos la retención de turno. Ya podemos tener planeados desde Navidad el día y la hora en la que, ilusos de nosotros, creemos que habrá menos tráfico, que eso mismo habrán hecho los dueños de otros cinco millones de vehículos, el grueso de los mismos pasarán, por extrañas casualidades cármicas que todavía nadie comprende del todo, precisamente por el mismo lugar por el que tenemos que pasar nosotros.

Dietas
Versión femenina del punto siguiente. Todas mujer que se precie piensa a lo largo del año en aquella dieta milagrosa para lucir tipito, sobre todo en la playa o en la piscina de turno. Lo malo es que, en el mejor de los casos, se suelen acordar del tipito a mediados de mayo. En el peor, el primer día que abren la piscina o pasean con sus parejas por el paseo marítimo.

Gimnasio
Versión masculina del punto anterior, aunque, en el caso de aquellos que tengan pareja, con el agravante de que al gimnasio se le une la dieta, idea, sin duda alguna, de ella. Y es que ya saben: "O sufrimos los dos o no sufrimos ninguno".

Bares
Afición típicamente masculina: hacer 800 kilómetros para hacer lo mismo que hacen muchos, que es irse al bar hasta las tantas a tomar algunas cañas con los amiguetes del pueblo dejando a las parejas en casa.

Museos
Afición de muchos viajeros: visitar hasta el último museo y la última galeria de arte de la ciudad y alrededores, arrastrando si es necesario al novio / marido. El modus operandi es muy simple: levantarse a las 8 de la mañana y no volver al hotel hasta la hora de cenar.

A lo largo de tantas horas rodeados de cultura, el novio / marido hará como que le gusta, pero en algunos casos lo único de lo que tiene ganas es de probar las últimas tendencias cocteleras del bar del hotel o bien comprobar si es cierto que esa zona es la de más marcha de la comarca.

Fiestas
Otra opción que muchos se plantean es la de visitar toda fiesta popular en un cierto radio a partir del pueblo donde veranea. Aunque muchos suelen hacerlo el resto del año durante los fines de semana, el verano, sobre todo mientras estamos en vacaciones, aprovechan para ir un paso más allá, alargando los fines de semana al resto de días.

En resumen, que cualquiera de nosotros, aunque algunos más que otros, aprovechamos estas pocas semanas para hacer todas aquellas cosas para las cuales no tenemos demasiadas oportunidades para llevar a cabo a lo largo del resto del año. Aquí solamente he puesto unos cuantos por falta de espacio, pero estoy seguro que, aparte de estas, hay infinidad de hechos que cada cual aprovecha para hacer.

En fin, lo único que me queda por decir es que, aquellos que salgan a la carretera para disfrutar de sus merecidos días de descanso, se lo tomen con calma y así puedan volver para poder contarlo.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris