Quantcast
Cerrar
Veracruz. Incomparable. Mi estado ideal en México
Diario Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo lunes, 18 de febrero de 2013. Actualizado 03:25 h. Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Opinión | España | Mundo | Economía | TV | Cine | Música | Libros | Medios | Moda | Salud | Sexo | Ciencia | Vinos | Toros
Deportes    Londres 2012    Fútbol    Baloncesto    Motor  |  Última Hora  |  Videos  |  Entrevistas  |  Infográficos  |  El Tiempo    ●    Concurso fotográfico
    
Tags: Opinión · El cristianismo originario
Los santos de la Iglesia no son enviados de Dios
Vida Universal
jueves, 1 de noviembre de 2012, 08:32
  |  Comentar
En algunas religiones de este mundo orientadas al exterior, es decir más a ritos que a una fe vivida internamente, se escucha a menudo hablar de los santos, especialmente en la religión católica, la que se autodenomina cristiana a pesar de que Jesús de Nazaret nunca habló de santos, ni instruyó a las personas sobre eso. Es más, en una ocasión en la que fue llamado buen maestro, Él respondió: “¿Por qué Me llamas bueno? Nadie es bueno, salvo Dios, el Uno”. De esta declaración se deduce que bueno, incluso santo, solo hay Uno en todo el Reino de Dios, el Uno universal, a quien Jesús llama de forma sencilla Padre.

En la Biblia, considerada por la Iglesia católica un libro infalible en el que todo su contenido es palabra de Dios de principio a fin, se puede leer en el Antiguo Testamento lo siguiente: “Nadie es santo, sólo el Señor; pues fuera de Ti no hay ningún Dios; ninguno es una roca como nuestro Dios” (Sam 2.2) En una sola cita de un verdadero profeta de Dios se desbarata completamente el teatro montado en torno a la santidad*, *además si Jesús de Nazaret no llamó “santo” a ningún ser humano, ni tampoco declaró “santo” a difunto alguno, ¿por qué lo hace la Iglesia? En numerosas ocasiones el sentido común es anulado por el trajín institucional de dogmas, ritos y liturgias de la iglesia católica, nublando la verdadera y sencilla enseñanza de Jesús de Nazaret, quien ha quedado relegado por dicha institución a una mera figura simbólica.

En contraposición los profetas de Dios son los auténticos portadores de la palabra del Reino de Dios. Ellos vinieron y vienen enviados por El para traer a los hombres la palabra luminosa de los Cielos, la palabra del Eterno y traducirla para las personas. Así también Jesús de Nazaret, el Hijo del Uno Universal, fue enviado por Dios como todos los verdaderos profetas. De esta forma los mensajeros de Dios son los trasmisores de la Verdad eterna, no intermediarios entre Dios y los hombres. El mediar como tal es una forma de culto clerical, puro culto pagano.

A los enviados de Dios como lo fueron Abrahán, Moisés, Isaías, Jeremías, Daniel, Ezequiel y especialmente Jesús, el profeta de Dios más grande de todos los tiempos, y también a todos los profetas de Dios hasta el día de hoy, se les llama simplemente por su nombre y no con el calificativo de “santo”. Pero a los santificados por la Iglesia, no. ¿Son ellos quizás la élite, la flor y nata, personas entre sus filas escogidas institucionalmente por una religión jerárquica de culto? La respuesta es sí.

Ni un sólo profeta de Dios ha sido declarado santo por la Iglesia católica. ¿Por qué? Porque la casta sacerdotal institucional vio y ve un peligro en los profetas de Dios, pues ellos hablan la palabra del Eterno proveniente del Espíritu libre, y enseñan a los hombres la libertad y la comunicación directa con Dios, pero los sacerdotes por el contrario se han auto-situado entre Dios y los hombres con sus cultos y ritos externos y con su mediación sacerdotal, lo que les otorga un poder inmenso que quieren mantener a toda costa.

Todos los grandes profetas de Dios, por su misión de traer a los seres humanos la palabra de Dios, han sido desde siempre burlados y perseguidos, principalmente por la casta sacerdotal. De esto habló Jesús de Nazaret en Su Sermón de la Montaña: “Bienaventurados sois si los hombres os odian y os expulsan de su comunidad y hablan mal de vosotros y desprecian vuestro nombre a causa del Hijo del hombre pues lo mismo hicieron sus padres con los profetas”.

Los santos de la Iglesia, por lo tanto, no son enviados de Dios ni fueron autorizados por el Eterno para traer Su palabra, es decir Su mensaje a los hombres. Ellos son elevados a la santidad y llamados “santos” por seres humanos, para que actúen exclusivamente por y para la Iglesia y sus fieles, sin importar que entre ellos hayan existido criminales, sin importar los millones de personas de otras religiones a quienes se les excluye sin compasión del cielo, sin importar las excelsas Enseñanzas de Jesús de Nazaret quien nos acercó el Dios del amor, nuestro Padre eterno, que no condena ni castiga y que nos tiende la mano en cada situación, en cada momento y por toda la eternidad.
Comentarios
Christian Louboutin Outlet 07/dic/12    19:51 h.
Nike Air Max 95 Womens 07/dic/12    19:51 h.
Mens Supra High Tops 07/dic/12    19:51 h.
moncler online 07/dic/12    19:51 h.
cheap moncler 08/dic/12    03:35 h.
Supra High Tops 08/dic/12    03:35 h.
Cheap Christian Louboutin 08/dic/12    03:35 h.
トリーバーチ 財布 14/dic/12    14:07 h.
burberry outlet 2013 17/dic/12    11:21 h.
burberry london 18/dic/12    12:46 h.
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Noticias relacionadas
A un paso de la ingobernabilidad de España
Desarrollo de los recursos humanos a nivel internacional
Quiero saber cuánto ganas
Hundimiento o cambios
Ada Colau, y los “progres” pueden dar la puntilla al Estado de Derecho
   Vídeos de actualidad
   Vídeos de actualidad
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Entidad adherida a Confianza Online  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus   |  
Cursos · Máster
  |   Comprar naranjas online
© Diario SIGLO XXI - Diario digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris