Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Episodio de pandereta

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
viernes, 12 de agosto de 2005, 22:46 h (CET)
Roquetas de Mar ha cobrado inusual protagonismo este verano, no por ser un delicioso destino turístico, sino por la representación que se lleva acabo de un remedo de la España latente de “pandereta” alrededor del “cuartelillo” de la Guardia Civil. Por lo que se cuenta, funestamente, un vecino perdió la vida en un altercado con los guardias; la autopsia parece evidenciar drogas en sangre, a través de un informe criminalístico llegado al juzgado por medio de un fax que “lleva tiempo sin funcionar”. Entre sus consecuencias, la actitud ciudadana dividida a favor o en contra de la Benemérita, y un vecino que esgrime una pistola de fogueo. Como apoteosis, juicios dispares de los responsables nacionales, y a la juez encargada del caso le dan la baja por “stress”. Algunos pájaros de mal agüero muestran su agudo ingenio y pronostican una nueva guerra civil.

La España de 1936, libros de Historia en mano, tiene poco que ver con la actual, si bien, su fantasmal y sangriento espectro es manejado de modo consciente, o inconsciente, desde diferentes puntos de opinión y en pro de la particular visceralidad. Casi tres generaciones han ocupado el protagonismo de la vida activa en este país desde aquellos tiempos, y, aunque los cromosomas se trasmiten, las circunstancias exteriores los van modificando a la vez que reciben esa evolución por “designio superior inteligente”, que tan en tela de juicio se encuentra en Texas y Alabama en contraposición al inexorable darwinismo.

Afortunadamente las aguas no han salido de su cauce, y no se cumplieron los versos del romance “Reyerta”: “aquí pasó lo de siempre, murieron cuatro romanos y cinco cartagineses”. Cuando se estudien las causas del fallecimiento, es de esperar no se olvide, que, cuando en los años setenta se extendió el procedimiento de “resuscitación” cardíaca, que no de resucitación, ya que se intenta “re-promover” el latido del corazón, no de resucitar a nadie, se pudo comprobar, en multitud de casos, que el “masaje” externo cardíaco comienza a ser eficaz cuando con el peso del cuerpo del “resuscitador” se logran romper los cartílagos que unen las costillas con el esternón, o éste último. Los que han podido conservar su vida por el acierto de este procedimiento, saben del trauma que lleva consigo. Pero en esta ocasión la imaginación se ha disparado, y ya se ve a los guardias propinando tal tunda que le “partieron” el esternón. O, la “madre”, como dicen en Hispanoamérica.

En el mencionado romance, dedicado por García Lorca, en los años treinta y en la Residencia de Estudiantes, al murciano Rafael Méndez –exilado después en México, y gloria de la Farmacología mundial-, aclara: “El juez con guardia civil, por los olivares viene”. Lo que no pudo imaginar el autor es que, con los años, “la” juez habría de tomarse la baja a continuación. Las cosas cambian, y siempre son para mejor, ¿qué duda cabe? Mientras tanto, el grueso de España: ¡De verano!...

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris