Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El hombre de la pistola

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 12 de agosto de 2005, 02:26 h (CET)
La foto ha dado la vuelta a España y al mundo entero. Otra vez la vieja España de “cerrado y sacristía” ha salido a la luz entre la fuerte luz del Sol que quema las calles de Andalucía. Un hombre, bajito, calvo, con la camisa azul abierta mostrando ese “pecho lobo” que su Dios le ha dado adornado por un crucifijo de oro, una pistola en la mano, negra como la muerte, y los ojos inyectados de odio hacia sus eternos enemigos: los que no están por su orden, su paz y su justicia.. Esa mañana a las puertas de los juzgados de Roquetas de Mar todo hacía presagiar el enfrentamiento. En una de las aceras estaban, bien aleccionadas, las madres y esposas de los guardias civiles implicados en la muerte de un hombre en el cuartel luciendo pancartas de apoyo a los imputados y vivas a la Guardia Civil, en la otra familiares, amigos y conocidos del fallecido lanzándoles a la cara el grito de “asesinos”. Junto a ellos, los niños, las almas inocentes que nunca debieron tomar parte en este enfrentamiento. Nada me ha dolido tanto como el ver a esos niños gritando la palabra “asesinos” sin saber qué era lo que salía de sus bocas ni el ver en la televisión a una esposa de uno de los guardia civiles acusado de malos tratos, ocultando quizás por vergüenza su rostro, mostrándose orgullosa de la actuación de su marido. Otra vez las dos Españas que cantó aquel andaluz universal que fue D. Antonio Machado. Y en medio de todos este nuevo Rambo, pistola en mano defendiendo sus pobres prebendas.

Luis Álvarez, que ese es el nombre de este sujeto es además de un paranoico un fascista confeso. La segunda foto que hemos conocido de él nos lo muestra en el balcón de su casa, brazo en alto, en ese saludo cesarista que el “comandantín” Franco impuso al acabarse la guerra sangrienta que él inició, envuelto en la bandera falangista y la enseña nacional con esa “gallina” inmunda impuesta a base sangre por las ansias imperiales del “comandantín” ascendido a “generalísimo”- ya lo ven por la fuerza de las armas y la sangre derramada pasó de un diminutivo a un superlativo- mientras su equipo de música lanzaba a los aires los ritmos zarzueleros del “soldadito español”. Carne de psiquiatra además de trasnochado es lo que és este jubilado madrileño.

Este reducto del pasado más oscuro de nuestro país quiso ser agente del orden pero su constitución física se lo impidió, así que se contentó con sacarse hace cuarenta años un carné de detective privado. Seguramente creyó que en un país de denunciantes y cotillas al servicio del Régimen como era España en aquellos años este carné le serviría de salvaguarda para perseguir rojos y masones. Pero en su triste vida de montador industrial lo único que consiguió fueron unos ahorrillos para pasar sus últimos años pasando el Sol de su jubilación en tierras sureñas. En aquellos años los triunfadores, es decir los que ostentaban la vara del poder y el látigo del miedo, despreciaban a los perdedores y el se había tomado como un perdedor el que en el Servicio Militar le motejaran de “inútil total”. Otros, como yo, hemos llevado con orgullo ese calificativo que nos impidió en su día acceder a cuerpos represivos como eran entonces la policía y la Guardia Civil. Recuerdo cómo mi amigo Enric Tàrrega me decía, en broma, cuando me calificaron como no apto para hacer la “mili” que nunca podría aspirar a una plaza de verdugo. Estoy orgulloso de no haber servido en el ejercito español y de no haber prestado juramento a una bandera que nunca, en aquellos años, consideré mía. Pero a Luis Álvarez esto le debió crear un severo trauma del que todavía no se ha curado.

Pero a mí lo que me preocupa es que personas como este individuo puedan estar prestando servicios a la patria, como ellos dicen. Un informe de la ONU de febrero de 2004 indicaba que “los malos tratos policiales existen y, aunque, no son sistemáticos, si son más que esporádicos e incidentales en España”. Según Amnistía Internacional entre 1995 y el 200 se han comprobado 320 casos de malos tratos en instancias policiales y entre enero del 1998 y octubre del 200 veinte personas perdieron la vida cuando se encontraban bajo custodia policial. Todo esto me hace pensar que los exámenes para ingresar en cualquiera de los innumerables cuerpos policiales ahora existentes en España son insuficientes. Quizás al lado de las pruebas teóricas y practicas que se les exigen a los futuros agentes se les debía exigir una prueba psicológica para evitar que sádicos encubiertos puedan un día hacer peligrar nuestras vidas cuando el azar o la necesidad de realizar una denuncia nos lleven a cualquier dependencia policial. El franquismo subyacente todavía está agazapado en muchos sitios de nuestra vida colectiva y eso lo saben muy bien gentes como Acebes y Zaplana que cada día tratan de explotar este filón de votos. Por cierto todavía estoy esperando la condena del partido del ave carroñera a la actuación de los guardias de Roquetas. ¿ O és que están de acuerdo?

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris