Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Comportamiento sexual

Octavi Pereña i Cortina
Octavi Pereña
jueves, 11 de agosto de 2005, 00:09 h (CET)
En cada época, el espíritu del momento impulsa a desafiar la autoridad de la Biblia. La tentación consiste en quitar o alterar aquellas partes del Libro Sagrado que no gustan o que se consideran retrógradas. Sea la doctrina del infierno o el punto de vista de Dios de cómo tiene que ser el comportamiento sexual, son muchos quienes se sienten impulsados a rechazar aquellas partes de las Escrituras que denuncian su comportamiento. Con esta actitud pretenden mejorar el contenido de la revelación de Dios al hombre, pero no saben que lo que están haciendo es dejar a la humanidad sin una guía fiable en cuestiones espirituales y morales.

Hace siglos, al rey judío Joacim se le hizo llegar un rollo que contenía un mensaje de Dios. Así como se le iba leyendo el contenido del documento escrito por el profeta Jeremías, el rey cortaba con un cuchillo la parte leída del rollo y la tiraba en el brasero que calentaba sus pies. Finalmente todo el documento fue pasto de las llamas. El texto continua diciendo: "no tuvieron temor ni rasgaron sus vestidos el rey y todos sus siervos que oyeron todas estas palabras" (Jermías,36). El resultado de este comportamiento, que no es nada más que una manera de decir que "el hombre es el único dios de sí mismo".

El Señor Dios ordenó a Jeremías que escribiese en otro rollo las profecías que habían sido quemadas en el brasero que contenía los carbones encendidos que caldeaban la sala en donde se encontraba el rey, con el añadido de que ningún descendiente del monarca se sentaría en el trono de Israel ya que Jerusalén sería destruida y sus habitantes deportados a Babilonia.

Cuando se hace una selección del contenido de la Biblia para adaptarla a las propias conveniencias, o no se hace caso de sus enseñanzas, se manifiesta que no se tiene temor de Dios. En lugar de someterse a quien quiere lo mejor para nosotros, exaltamos nuestra inteligencia finita y la ponemos por encima del texto inspirado. Esta decisión se hace en nombre de una hipotética salvaguarda de la libertad individual.

En el caso concreto de la homosexualidad la Biblia es bien clara: "Si alguien se juntase con varón como con mujer, abominación hicieron" (Levítico,20:13). Francesc Reinoso, presidente del colectivo gay de Lleida dice que la aversión que los judíos sienten por la homosexualidad nació cuando fueron deportados a Babilonia "y las costumbres de este país exigían que antes de los oficios religiosos los fieles tenían que juntarse con individuos del mismo sexo". No, la aversión de los judíos a la homosexualidad viene de mucho antes. Nace de la prohibición de estas prácticas dada por Dios mediante la Ley transmitida mediante Moisés.

Simbólicamente se pueden lanzar al fuego los textos parecidos al citado de Levítico. El hecho de quemarlos no los destruye. Desde Joacim son muchos quienes lo han intentado hacer, pero la Palabra que es incombustible sigue proclamando que "toda la Escritura es inspirada por Dios" Guste o no guste.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris