Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'La Isla', de Michael Bay

Marcos Méndez Sanguos
Marcos Méndez
viernes, 23 de septiembre de 2005, 23:53 h (CET)
La nueva película de Michael Bay, La Isla, no es más que una autocomplaciente revisión de sus propios trabajos y, por ende, adolece de los mismos defectos e idénticas virtudes que respiraban sus obras pretéritas. En este sentido, no es la primera vez que el director de Pearl Harbor utiliza a la ciencia-ficción como un envoltorio desechable, solapado por espectaculares efectos visuales y múltiples concesiones, tanto dramáticas como visuales, al más puro cine mainstream.

Esta teórica aproximación a un tema hoy por hoy aparentemente irrealizable, la clonación humana, funciona como punto central de una trama ascética y endeble, como no podía ser de otro modo: en un búnker subterráneo y sin que nadie lo sepa, unos cuantos cientos de hombres y mujeres viven creyendo que el planeta ha sufrido una contaminación global. Su única esperanza de sobrevivir está en “La Isla”, un lugar paradisiaco que, según parece, no ha sido contaminado. Sin embargo, la verdad es muy diferente, y lo que parece una instalación de emergencia para supervivientes del holocausto es en realidad una fábrica de clonación clandestina donde los que ganan la lotería para “La Isla” son pólizas de seguro a las que ha llegado la hora de morir, pues los humanos originales reclaman su derecho a sobrevivir con los órganos nuevos que les proporcionarán los clones que han pagado.

Como bien nos relata el tráiler comercial de la película, el elemento discordante son dos clones que logran enterarse de lo que ocurre y escapar al mundo exterior: se trata de Lincoln Seis Echo (Ewan McGregor) y Jordan Dos Delta (Scarlett Johansson). A partir de aquí tendrán que superar un obstáculo tras otro en una huida de lo más particular, atiborrada de persecuciones en diferentes vehículos y donde, dicho sea de paso, priman por encima de todo las explosiones más salvajes y, en fin, la anarquía destructiva típicamente lamentable a la que Bay nos tiene acostumbrados (no en vano, lo mejor de Bad Boys II era la persecución en el puente, y lo único destacable en Pearl Harbor era el espectáculo visual que tenía lugar en el momento del ataque a la famosa base americana).

Este escueto argumento, que aparentemente resultaría bastante sencillo de llevar a la pantalla, se convierte en las manos de Bay y su equipo en caldo de cultivo para errores absurdos de guión, estrategias comerciales manidas hasta la saciedad y un desencanto total en la concepción visual de un hipotético marco futurista. Así, La Isla comparte con, por ejemplo, Minority Report, la cuidada elaboración de los medios de transporte, mas una ciudad como el Los Angeles de la película de Bay jamás podría tener un sitio en el visionario trabajo de Spielberg. En La Isla todo es presente (o incluso pasado), ya sean columpios oxidados (motivo este recurrente en el cine de Bay simbolizando algo que se pierde, cierta nostalgia), edificios modernos o bares de carretera que podrían permanecer inalterables en una película de los años 70. Al margen del búnker, que sí cuenta con tecnología puntera en lo que a cuestiones de seguridad se refiere, el resto del mundo se ha quedado en coma durante 20 años. No me lo creo. Como tampoco acabo de comprender cómo dos seres que jamás han visto el mundo, ni han interactuado con nadie ajeno a la base, ni tan siquiera saben lo que significan palabras como “Dios” o “sexo” (y este dúo tan peculiar no va con segundas) pueden encontrar un pequeño bar sólo con las señas proporcionadas por una caja de cerillas. Y tampoco me queda clara la supuesta reflexión orwelliana del comienzo, ya que en La Isla, al contrario de lo que ocurría en 1984, no hay cámaras de seguridad (Lincoln se pase a sus anchas con una mariposa “contaminada” por su habitación) o aparatos que graben la voz a distancia (únicamente una pulsera permite sancionar, verbigracia, la proximidad entre dos individuos en el búnker).

En cuanto al reparto, es curioso volver a observar a Steve Buscemi haciendo de sí mismo (un hombre andrajoso, subversivo, que vive en una casa cochambrosa con una mujer algo estúpida), a Sean Bean y Michael Clarke Duncan autoparodiándose en papeles indistintamente vacíos y a Djimon Hounsou como una marioneta previsible, pues su apariencia de sicario no es la primera vez que le permite cambiarse de bando (véase En América). Por lo demás, Ewan McGregor algo insulso y Scarlett Johansson, la actriz de moda en las revistas sensacionalistas, tampoco tienen más trabajo que el de correr y saltar por los aires de vez en cuando.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris