Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'La Memoria del Asesino': el milagro belga

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
viernes, 23 de septiembre de 2005, 23:53 h (CET)
De vez en cuando, muy de vez en cuando, las mentes pensantes del languideciente cine Español se tragan su orgullo antiamericano y se arriesgan a producir una película policíaca al estilo de Hollywood. Casi siempre, por no decir siempre, fracasan en el intento. Tal vez el ejemplo más reciente nos lo brinde el film Reflejos (2001) de Miguel Ángel Vivas, una historia de polis y cacos a rebufo de Seven cuyo crimen, su producción, sigue irresuelto a día de hoy en los misteriosos archivos de Julián Lago. El problema de la película no estaba en su estilo visual, ni en sus actores, ni siquiera en su historia (que era mala hasta decir basta pero no peor que algunas joyas más taquilleras de, pongamos por caso, Alejandro Amenábar). El problema surgía de su falta de personalidad, o en otras palabras, de su alergia patológica a aportar algo nuevo al género.

La Memoria del Asesino, un film belga rodado en Flamenco (más alternativo que eso no se puede ser) tuvo la cautela de no pasarse por el forro la anterior consideración, y es por ello que ha desfilado con éxito en numerosos festivales europeos y la taquilla nunca le ha dado la espalda. Pero entendámonos, tampoco se trata de una buena película. Su metraje parece estar infectado por un virus devastador que obliga a que los barridos de cámara sean redundantes hasta el hastío (ese hastío donde creíamos que sólo Manoel de Oliveira podía llevarnos) e hiperventila el ritmo de montaje sin criterio ni tregua. Además, la trama podría exponerse en un museo del cine como compilación exhaustiva de los clichés del género, y su estructura, no menos convencional, en la vitrina contigua como si del metro de iridio y platino de los guiones policíacos se tratase.

Así las cosas… ¿Qué es lo que aporta La Memoria del Asesino de nuevo? La respuesta es doble: por un lado un personaje interesante y original (tal vez me equivoque, pero no recuerdo ningún asesino con alzheimer en la historia del cine), y por otro, un contexto no menos seductor, la Bélgica flamencoparlante de las tramas de pedofilia que tristemente inundó nuestros diarios no hace tanto tiempo.

La convergencia de ambos elementos con una fórmula narrativa de reconocida solvencia como es la hollywoodiense, obró el milagro, y ante un fenómeno de tales características, uno puede permitirse incluso el lujo de alargar la película media hora más de lo debido. El día que en España alguien se dé cuenta de que para llenar las salas no necesitamos grandes lecciones de vida, sino ideas frescas en contextos originales, también aquí los muertos comenzarán a caminar.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris