Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Verano en la A-3

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 5 de agosto de 2005, 22:29 h (CET)
¿Recuerdan aquella canción de los payasos de la tele? En el auto de papá…Y es que llega el verano y los españoles quieren disfrutar de sus más que merecidas vacaciones estivales. Los niños, gracias a la bondad de la educación socialista que reciben, no tienen colegio durante casi tres meses y las mamás los quieren llevar a la playa o a la montaña. Porque cualquiera se queda un trimestre con el nene encerrado en una solución habitacional en una gran ciudad. Así que los ciudadanos se ponen al volante de sus coches de media o alta potencia y ¡¡plaff!! –que diría el presidente del gobierno- ¡atascazo!.

¿De quién es la culpa del atasco en cuestión? Según el gobierno es de los ciudadanos por salir de vacaciones estivales o invernales. Porque los ciudadanos, a falta de poder echar la culpa al cambio climático, son los culpables de las retenciones. Esa maldita costumbre de salir de puente o vacaciones… un hábito a cambiar, que dicen nuestros socialistas.

O al menos eso parece leyendo las afirmaciones del señor Director General de la DGT. Su última ocurrencia, después de echar la culpa a los conductores por haber salido de Puente de Santiago, y encima en dirección Valencia o después de haber propuesto poner las autovías en un solo sentido en día de retenciones -¿qué entenderá el buen señor este por libertad de circulación?-, ha sido recomendar a los españoles que no compren vehículos de “alta potencia”.

La culpa, pues, de la imprevisión gubernamental ante las operaciones salida o las grandes nevadas, es de los malditos capitalistas que se compran esos BMW, Mercedes o Audi. Y es que los españoles deberían volver al Simca 1000 y al Seiscientos de las épocas dictatoriales. ¡Cómo les gusta a nuestros socialistas esto de la involución y el regreso al pasado!

Porque los socialistas jamás tienen la culpa de nada. Que ellos fueran los inventores de ese engendro llamado “autovía” no tiene nada que ver, por supuesto. Porque en España no hay autopistas. Hay unas carreteras nacionales con varios carriles por los que se puede circular a mayor velocidad. Hasta 120 Kilómetros por hora. Claro, que ese límite de velocidad es el mismo que hace 40 años, cuando los coches eran mucho menos potentes, seguros y estables que ahora. ¿Por qué con la mejora tecnológica en los vehículos no se han ido cambiando esos límites? ¿Será porque las autovías son una porquería?

Y la solución de construir infraestructuras como, por ejemplo, un AVE Madrid-Valencia, para despejar la Autovía número 3, es franquista. ¡Pues no cuesta dinero ni nada construir ese AVE! ¡Bueno se iba a poner Carod, que es quién manda realmente! ¡Facilitar las vacaciones a los madrileños y encima en dirección a Valencia!

El remedio de construir autopistas en condiciones, sin límite de velocidad, como en Alemania, debe ser otra mala solución. Porque, señores, en Alemania, ese país tan tercermundista, no hay límite de velocidad en autopista, salvo en los tramos especialmente señalados. Y, ¡vaya por Dios!, las autopistas están llenas de coches de alta potencia, conducidos por capitalistas, que circulan a gran velocidad y encima hay menos accidentes que en España. Vamos, que el estado de las infraestructuras igual sí que tiene algo que ver.

Eso sí, amenazar a los ciudadanos con multas, radares y prohibiciones es algo que nuestros socialistas tienen totalmente dominado. De hecho el señor de la DGT llegó a decir en marzo que diez radares podrían hacer todo el trabajo de la Guardia Civil de carreteras. Porque la culpa es del exceso de velocidad –como ven la culpa siempre es de cualquier cosa menos de ellos-. Los telediarios –tan gubernamentales ellos, da igual la cadena- nos repiten incesantemente que el exceso de velocidad es la segunda causa de mortalidad en carretera. ¿Cuál será la primera? ¿El estado de las infraestructuras? ¿El alcohol?

Ya está bien de tanta demagogia y tanta tomadura de pelo. Lo que hace falta es un plan serio de infraestructuras y la construcción de trenes de alta velocidad. Lo que no hace falta, seguro, es un Director de la DGT que eluda sus responsabilidades. Ni una Ministra de Fomento que paralice todos los planes de inversión en infraestructuras en aquéllas comunidades que no son gobernadas por el Partido.

En fin, que les deseo que pasen unas muy felices vacaciones en sus sitios de descanso y que se armen de paciencia para soportar los infernales atascos “inevitables” con que el Gobierno, una vez más, los va a obsequiar.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris