Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El problema global de los residuos nucleares

Tatiana Sinitsyna
Redacción
lunes, 1 de agosto de 2005, 22:28 h (CET)
No cabe duda de que Rusia es uno de los países capaces de monopolizar los "servicios nucleares" a escala global, al igual que otras naciones líderes del sector: EE.UU., Francia, Gran Bretaña y China.

No son los únicos que tienen en su arsenal tecnologías nucleares pero la industria de la energía atómica nació como efecto de la reconversión en los Estados que eran propietarios del armamento nuclear, cuando el mundo se percató de la necesidad de reducir los programas bélicos y readaptar el átomo para los fines civiles.

El subdirector de la Agencia Internacional de Energia Atómica, AIEA, Yuri Sokolov afirma hoy que "en la agenda no figura ningún listado de monopolistas nucleares", pero es evidente que tal cuestión se va a plantear mañana. No es casual que el jefe de esta agencia, Mohamed El Baradei, haya formulado la doctrina de "bienes nucleares en su versión pura", que contempla limitar el número de los países implicados en el desarrollo de las tecnologías nucleares. A lo largo de un año, los expertos han estado debatiendo esa propuesta y en Moscú a finales de julio se ha celebrado incluso toda una conferencia internacional dedicada al ciclo del combustible nuclear y al recrudecimiento del régimen de la no-proliferación. Cuando se dan pasos tan firmes y consecuentes, es para lograr un objetivo serio.

"Muchos críticos de la energía atómica dicen que esta idea apunta a transformar ciertos países en basureros nucleares del planeta, entendiendo por tales los depósitos del combustible nuclear que son producto de las altas tecnologías - señala el jefe de la Agencia de Energía Atómica de Rusia Alexander Rumiantsev. - En realidad, se trata de una idea razonable y pragmática. La AIEA va avanzando en esta dirección de manera empírica y se esfuerza por elaborar un enfoque adecuado". Las naciones que quisieran resolver sus problemas energéticos con la ayuda del átomo, en opinión de Rumiantsev, no tienen por qué crear necesariamente una industria nuclear propia, bastante cara y peligrosa para el medio ambiente. Podrían aprovechar la experiencia y los servicios de otros Estados que dominan bien el tema del ciclo nuclear, recibiendo de este modo únicamente el producto final, o sea, la "electricidad nuclear". Dicho planteamiento elimina del todo la amenaza de "componentes militares" en los programas de energía atómica y garantiza el acceso más amplio al uso de esta energía con fines civiles. La humanidad dejaría de preocuparse por los programas nucleares secretos que son implementados en los "Estados marginados", o por el eventual acceso de los terroristas a las tecnologías "sensibles".

Cuando la propuesta de la AIEA haya recibido apoyo en el mundo, habrá que decidir dónde serán instalados los depósitos internacionales del combustible nuclear, cuestión que tiene bastante importancia. "Rusia es apropiada para el caso porque la totalidad de los materiales nucleares en este país son propiedad federal - afirma Rumiantsev -. Ello significa que el Estado, en calidad de propietario, será capaz de garantizar los suministros del combustible nuclear y su repatriación para el reciclaje. Cuando debatimos el asunto con los americanos y los franceses, reconocieron que no podrían ofrecer garantías similares, puesto que son las empresas privadas las que controlan allí el tema de la energía atómica, y el Estado no tiene derecho a inmiscuirse en sus actividades"
Un país como Rusia, integrado en el "club nuclear" y que tiene fuerte industria atómica y medio siglo de experiencia en el tratamiento de los materiales de fisión, no oculta que podría participar en el concurso para adjudicarse el proyecto de construcción de los depósitos nucleares internacionales. El presidente Vladímir Putin, durante su estancia en Krasnoyarsk (Siberia del Este), admitió que no ve ningún problema en la eventual importación del combustible nuclear utilizado. "Si lo hacemos acatando la tecnología y destinamos esos recursos para la solución de los problemas medioambientales, en particular, relacionados con la contaminación nuclear, es una decisión correcta y justificada" - destacó él en alusión a la Ley que fue aprobada en 2001 por la Cámara baja del Parlamento ruso y la cual permite ingresar en el territorio de Rusia con fines de liquidación, reciclaje y enterramiento de los residuos nucleares, entre ellos, los materiales de fabricación extranjera.

El mayor depósito ruso del combustible nuclear utilizado (CNU) se encuentra en la planta de Zheleznogorsk (Territorio de Krasnoyarsk, Siberia) especializada en la producción del plutonio militar en los tiempos de la carrera nuclear. Es a esta fábrica adonde se traslada para almacenamiento provisional el combustible utilizado procedente de los reactores de agua a presión VVER, que están instalados en las centrales nucleares de Rusia, Bulgaria, Hungría y Ucrania.

La AIEA sugiere almacenar en tales depósitos o, a ser posible, en un depósito único, los materiales sensibles ante la amenaza terrorista, asegurándoles una protección adecuada.

Según Rumiantsev, la planta de Zheleznogorsk ya está lista para acoger 8.000 toneladas del combustible nuclear utilizado y ha sido sometida a un proceso de remodelación con vistas al incremento de las capacidades. Los expertos señalan que sería posible almacenar aquí decenas de miles de toneladas del CNU procedente de todo el planeta. Ello supone ingresos muy considerables para el fisco ruso, del orden de un millón de dólares por tonelada, así como fuertes asignaciones para los programas medioambientales en Zheleznogorsk, de hasta un 25% de los beneficios.

____________________

Tatiana Sinitsyna es comentarista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris