Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Las repúblicas de Carod-Rovira

Federico Ferrando Roda (Valencia)
Redacción
lunes, 1 de agosto de 2005, 22:28 h (CET)
No es un sueño. Puede ser una realidad. Su posición privilegiada en el Gobierno Catalán y la indudable sumisión de ZP a sus deseos, hacen peligrar no sólo la unidad de España, sino también el crear un nuevo Estado que desgaje del anterior una parte importantísima de España, la cual se debe a los Reyes Católicos y en buena medida a San Vicente Ferrer, mediador en el Compromiso de Caspe.

Esquerra Republicana de Catalunya quiere también una Esquerra Republicana del Pais Valencià, una Esquerra Republicana de les Illes Balears, otra de Aragó, y más allá la de Andorra y el Rosellón francés. Sería un Estado Republicano de Izquierdas (lo cual ya no sé lo que significa) desgajado del territorio español y del francés (con el peligro que tienen los franceses). Tal vez, su idea, ha sobrepasado todo lo imaginable, pero tiene la sartén por el mango y un puñetazo en la mesa dado por Carod suena más fuerte que el que podía pegar un Espartero.

Con estas premisas, su estrategia consiste en intentar paralizar el desarrollo de los territorios a unir a la República Catalana, mediante el agua "por ejemplo". La promesa de Zapatero de anular el Plan Hidrológico Nacional, se hizo patente con la ayuda, sin duda, de los socialistas catalanes y de Carod Rovira. Del Ebro no se va a tocar nada. En palabras de Maragall, de Catalunya ni una gota. Lo malo del asunto es que esto no termina aquí. Carod exige además a la Ministra Narbona la reducción patente del Trasvase Tajo-Segura, lo que deja al sur de Alicante, Murcia y Almería sin agua. Pero sus proyectos van todavía más allá. En las guerras y en el amor, divide y vencerás. Para ello, nada menos que reducir también el caudal del Júcar al Rio Vinalopó que riega la provincia de Alicante. Si dividimos a los valencianos (defendiendo su río Júcar por la falta de agua del Ebro y del Tajo), con los alicantinos (que ya no les llega ni Ebro, ni Tajo, ni Júcar, quedándoles únicamente el Vinalopó exiguo y un Segura cuyo cauce parece el desierto de los Monegros), la estrategia de Carod, Maragall, Narbona y Zapatero tiene un efecto espectacular. El Reino de Valencia, El Reino de Murcia y Andalucía levantina quedan sin gota de agua, lo que reduce un factor importantisimo de la economía de estos tres territorios españoles.

Pero cuidado, la subsistencia es el arma que mueve la inteligencia, la imaginación y el valor. El agua, es agua de vida. Sin agua, no hay vida. Y para tener vida, se lucha hasta la muerte, y sobre todo, nacen alianzas políticas y naturales que pueden derivar en disturbios algo más que fuertes. Todo esto está enervando una crispación perfectamente planificada, lo que va unido a la crispación ya existente de los católicos españoles respecto de las medidas legislativas del Gobierno ZP, crispación también de Rodriguez Ibarra (con razón, dado que suprimida la solidaridad entre las comunidades autónomas españolas, Extremadura se queda en una situación más que paupérrima). Si a esto añadimos los sentimientos de las víctimas del terrorismo indignados con las conversaciones que se mantienen con ETA y Batasuna, más los atentados terroristas provocados por un Islamismo radical, nos queda en el puchero una situación que si se mezcla con la insatisfacción del Ejército español y de la industria que está perdiendo a pasos agigantados puestos de trabajo que eran fijos y que dejan de existir por la deslocalización hacia China, vemos como Carod, Maragall, Narbona, Zapatero no están dejando pie con bola provocando intencionadamente la CRISPACION general para los intereses de unos pocos.

Luego vienen las elecciones y se lloran los errores. No se puede gobernar con ingenuidad, y parece que ZP es bastante ingenuo en sus mandatos impuestos por el todopoderoso Carod.

Las Repúblicas de Carod, la Eurorregión de Maragall, Els Països Catalans de Pujol. Todo es lo mismo. Lo único es que la guerra ha comenzado por el bando norte con una estrategia de "tierra quemada" que puede salir muy caro, dado que se impone una situación de supervivencia. De vida, del agua de la vida. Mientras tanto, nuestros pastores diocesanos, hacen rogativas a Dios Padre para que envíe tan preciado tesoro a quienes carecen de él.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris