Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Exijo una aclaración

Severo Moto
Redacción
domingo, 31 de julio de 2005, 23:03 h (CET)
¡Esto no puede quedar así! Soy Severo Matías MOTO NSA. En España hay miles de españoles a quienes este nombre remueve y conmueve (amigos). No sé si por una profunda simpatía por un africano que puede haber caído bien, o porque hay miles de españoles que creen o saben que ser de Guinea Ecuatorial (“La Guinea”) es todo un compromiso español o hispano con aquel rincón africano que tanto ofreció (materias primas) y puede seguir ofreciendo (petróleo, gas, minerales) a la “Madre Patria”.

Nací español ( sin elegirlo) el 6 de Noviembre del año del Señor, 1.943, en pleno período de los 150 años que duró la colonización española. Quizás, precisamente por esta circunstancia, llevo algo de hispano, tanto en lo cultural como en la rebeldía que vengo demostrando cada vez que se me tocan mis derechos, sea en España, como en la colonia española (Guinea Ecuatorial, no descolonizada, por cierto...) ; ya que procuro cumplir con mis deberes.

He lucido con orgullo el carnet de identidad español (documento que guardo con ternura, a pesar de estar caducado) y me he revolcado en la cultura, preparación y estudios en centros religiosos y de Enseñanza españoles (Sacerdocio, Magisterio, Periodismo) y me he curtido, envuelto en el halo de la democracia cristiana, en las lídes políticas en las que estoy agotando mis días. Todo este bagaje, me permite ser hoy (como tantos otros compañeros y ciudadanos guineanos con similar trayectoria) un africano pletórico de ilusiones para hacer de África, desde Guinea Ecuatorial, un Continente digno de respeto, de consideración, y capaz de reivindicar el agradecimiento que tantos y tantos otros Continentes le merecen.

Tengo, como guineo ecuatoriano de origen; como hispano de colonización, cultura y formación; como africano de raíz profunda y como ser humano pletórico de derechos y deberes, el deseo de conocer con todos los pelos y señales cómo se preparó, se tejió y se puso en marcha mi primer viaje a Croacia (8 a 11de Marzo de 2005) y mi segundo viaje a dicho país (19 de Marzo a 30 de Abril de 2005) Quiero y tengo derecho a saber en qué medida tomaron parte los Gobiernos de Guinea Ecuatorial, cuyos diputados al conocer la falsa noticia de mi asesinato, exclamaron, alborozados, que todo había sido “una obra de laboratorio” y el Gobierno español que se apresuró a enviar mensajes de condolencia a mi esposa, antes de estar muy seguros de que yo estaba muerto. Y qué parte directa habían tomados tantos y tantos nombres de españoles residentes en Guinea Ecuatorial, autoridades de los servicios secretos españoles, de los que me ocuparé nombre a nombre en los próximos capítulos de esta que llaman, (asustados y deseosos de que se olvide) ROCAMBOLESCA historia de un asesinato fallido.

A mi regreso, el 30 de Abril, fui sometido, por voluntad propia y deseo de mi equipo técnico y humano, a una multitudinaria rueda de prensa, en un importante hotel de Madrid. Todavía impresionado y hundido en la angustia, relaté con todos los detalles que a mi memoria acudieron, lo que yo viví en aquellos fatídicos 46 días en Croacia; lo que yo oí del relato directo de mis supuestos “asesinos” y la cadena, (fatídica cadena)de acontecimientos que rodearon y, de manera concluyente me convencieron de que sí: se me llevó a Croacia para asesinarme.

A mi regreso, digo, y durante la rueda de prensa, formulé un propósito muy claro: Acudir, por decisión propia a la Comisaría de Moratalaz para explicar lo que me había pasado y responder a las preguntas que me quisieran hacer. Este propósito lo cumplí puntualmente el miércoles día 4 de mayo. También formulé dos deseos muy claros: que fuera recibido por alguna autoridad gubernamental española (Justicia, Interior, Exteriores ), encuentro que me permitiera dilucidar si era cierto lo que con tanta insistencia me aseveraron mis siempre “supuestos asesinos”: que los servicios secretos españoles, el Gobierno español y Obiang Nguema estaban detrás de la trama. También pedí que se llevara a cabo una profunda investigación del caso.

Tres largos meses después de haber pasado esta truculenta tragedia y de haber pedido una investigación profunda, no encuentro respuesta a ninguna de mis peticiones o deseos de ser recibido o de que se abra una profunda investigación.

De lo que tengo claro es de que (según me informan mis confidentes) se hace todo lo posible para que este caso se hunda en la sima del silencio. Ni siquiera la investigación abierta personalmente por el Ministro de Asuntos Exteriores español con su homóloga croata para conocer mis andanzas y mis planes “golpistas” y de “compra de mercenarios” acaba de ser presentada en público para conocimiento de España, de Obiang Nguema y de la Comunidad internacional.

De lo que estoy absolutamente seguro es de la prisa y unanimidad con que algunos medios de comunicación españoles se han concitado para, ninguneando y subestimándome, pero sobre todo intentando esconder las vergüenzas de los actores de mi tragedia, acuñar la calificación de “rocambolesco” mi sincero relato, tras considerarlo, a la vez, “muy fuerte”.

Bueno, pues esto no va a quedar así. Aunque sea desde el estrecho rincón de esta página, y mientras espero que me reciban, me expliquen y me (quizás) pidan perdón, voy a abrir una serie de artículos para relatar todo lo que sé como vivencia y, sobre todo como confidencia de testigos de cómo se preparó, se tejió y se llevó a cabo el plan de mi asesinato. Las pruebas, evidentemente, se mantienen a buen recaudo entre mis compañeros y mi familia.

Y eso, porque al fin y al cabo, detrás de esa trama diabólica de acabar conmigo está todo un amplio proyecto político; de dimensiones más bien de rancio resabio colonialista. Pues ni siquiera Obiang Nguema, a quien tanto simulan agasajar, atender y “proteger” o, simplemente, vaciar de dinero, queda libre de la trama. Acabar con Severo Moto es, al fin y al cabo, y según me cuentan, un necesario preludio para acabar finalmente con Obiang Nguiem Enem, y dejar el camino expeditivo para el grupo político guineano o persona seleccionada, que sea capaz de proteger esos intereses económicos que desde hace escasos dos años se vienen acumulando en Guinea Ecuatorial, a partir de la débil voluntad de un presidente (Obiang) en enfermizo, adulado y pleno ocaso.

Próximamente, el PRIMER CAPITULO de la gran trama...

____________________

Severo Moto Nsá es presidente del Gobierno de Guinea Ecuatorial en el exilio.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris