Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'La llave del mal', de Iain Softley

Marcos Méndez Sanguos
Marcos Méndez
sábado, 27 de agosto de 2005, 13:48 h (CET)
La llave del mal es un nuevo ejemplo de la fórmula occidental que tantos éxitos ha cosechado en el subgénero del terror para jóvenes, la cual, opuesta a la sobriedad visual y narrativa del fantástico oriental, opta por enganchar a los asustadizos en una carrera cuyo terreno más cómodo es el de los sonidos chirriantes, las habitaciones oscuras y las apariciones fantasmales tras los espejos.

Esta corriente acomodaticia trata de captar el susto antes que el temor, el grito por encima del miedo, y por eso tras los primeros cuarenta minutos (largos pero digeribles) que tratan de poner en un determinado lugar a la protagonista, Kate Hudson, el guionista Ehren Kruger, responsable de los dos remakes de la serie The Ring y de la execrable Scream 3, se aferra a su nada particular manera de encauzar las historias, si bien ahora encontramos nuevos y sugestivos elementos argumentales que sitúan en esta su mejor creación hasta el momento.

Me refiero, fundamentalmente, a dos motivos sabiamente utilizados: por un lado la savia gótica que encontramos en la mansión donde tienen lugar los acontecimientos más importantes de la trama, con grandes jardines, árboles de hermosas ramas enmarañadas, luctuosas, lluvia rociando todo a su paso en los últimos y terroríficos instantes y en el centro de todo ello un cuento ancestral sobre las prácticas del hoodoo, rituales de magia negra que permiten la transmutación de almas mediante el sacrificio involuntario.

Esta es precisamente la otra piedra de toque que, si bien no justifica, por lo menos alivia el visionado de un film como La llave del mal. Y es que el elemento fantástico, proveniente de muertos vivientes, satanismo u otras artes no tan popularizadas es siempre bienvenido a pesar de que, como en el caso que nos ocupa, se halle soterrado por la nefasta incontinencia de un modelo de cine conformista hasta la médula, incapaz de provocar indicio alguno de espanto al margen de efectismos baratos y en ningún caso meritorios.

Con todo, después del fiasco que nos brindó Jaume Serra con La casa de cera, no viene mal una película en la que todo parece más serio, eficaz y transparente, dentro de una corriente cinematográfica sin agallas ni novedad alguna cuyos mejores resultados vienen por el lado del remake, camino todavía más fácil que el escogido por La llave del mal.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris