Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La mirada objetiva   -   Sección:  

Las consecuencias de fichar alegremente

Javier Brazales
Redacción
domingo, 31 de julio de 2005, 22:37 h (CET)
Era ya un fenómeno conocido, pero este año su presencia ha sido mucho mas notable que en los últimos años. Todos recordaremos el boom que tuvieron en los ingresos los clubes por los derechos de televisión. Esto provoco una locura colectiva donde cada equipo tenía que gastar y fichar más que su vecino. Esto por un lado trajo a grandísimos jugadores a nuestra liga aunque a medio y largo plazo ha traído también consecuencias muy negativas para dichos conjuntos.

Ya se sabe que cuando uno tiene dinero tiende a fijarse menos en el precio de las cosas y a comprarse “caprichos” que de otra manera no haría. Algo así ha pasado con los clubes de fútbol los cuales no dudaron en fichar por cantidades astronómicas a jugadores. Una vez pasada la euforia inicial y separada la mies de la paja muchos se han dado cuenta que no todo lo que relucía era oro y se ven con jugadores no útiles para ellos con unos salarios estratosféricos que lastran la economía de los clubes hasta en algunos casos llevarles al borde de la ruina.

Unos casos muy en boga actualmente son el de Saviola y Samuel. En el primer caso el entrenador del Barcelona no le quiere en la plantilla. Normalmente para un jugador de su valía no seria problema encontrar equipo, pero el hecho de tener una ficha alta echa para atrás a muchos posibles compradores interesados.
Este hecho termina por obligar al club de origen a malvender al jugador y a este a reducir su ficha drásticamente si lo quiere es jugar. En el caso del central del Madrid la falta de adaptación le obligará a realizar un viaje de ida y vuelta entre España e Italia. Resultado, perdida de cache para el jugador y siete millones menos en las arcas del club madridista.

Quizás el caso mas paradigmático sea el de Woodgate, jugador que costó 20 millones de euros hace un año y que hasta ahora no ha disputado ni un solo minuto con su equipo, siendo aun duda y despertando todo tipo de rumores respecto a su estado físico. Resulta llamativo que esto pase en equipos grandes donde se supone que tienen un equipo técnico de un nivel suficiente para traer a jugadores necesarios y a un precio razonable.
Lamentablemente hay veces que parece que priman otra serie de intereses.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris