Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El futuro de la cooperación espacial ruso-norteamericana a la luz del lanzamiento del Discovery

Alexander Kisliakov
Redacción
viernes, 29 de julio de 2005, 21:40 h (CET)
Todo indica que la misión del Discovery será a corto plazo la última dentro del programa norteamericano Space Shuttle. La dirección de la NASA, tras examinar las imágenes de un pedazo del aislante que se había desprendido del tanque externo del orbitador, tomó la decisión de suspender indefinidamente los vuelos de transbordadores.

El coordinador del respectivo programa, Bill Parsons, anunció que no habrá nuevos lanzamientos hasta que la amenaza se haya eliminado. "No vamos a reanudar los vueltos hasta que estemos listos y no sé cuándo podría ser. Recién empezamos a analizar la situación" - constató él.

Realmente es prematuro para juzgar los aspectos técnicos del asunto: los tripulantes de la Estación Espacial Internacional (ISS) han sacado una serie de fotos durante el acoplamiento del Discovery con la ISS, tras lo cual será posible evaluar el actual estado del transbordador y esclarecer, con gran dosis de probabilidad, por qué se producen los reiterados desprendimientos del aislante térmico, que ponen en peligro la seguridad de la nave.

Ahora bien, tomando en cuenta el incierto futuro del proyecto Space Shuttle en sí, podemos calibrar ya las perspectivas de la ulterior cooperación ruso-norteamericana en el marco del programa ISS.
En la actualidad, es el mayor programa en materia de la astronáutica tripulada y su aprovisionamiento depende de las misiones realizadas por los transbordadores americanos y las naves rusas Soyuz. Numerosos segmentos de este complejo orbital, entre ellos, el laboratorio multipropósito ruso FGB-2, fueron diseñados desde un principio a la medida de los transbordadores estadounidenses.
Después de la catástrofe del Columbia, hace dos años y medio, el programa ISS fue reducido a una labor de mantenimiento en régimen tripulado, el único posible para la estación. La tripulación quedó reducida a dos personas y todas las tareas de aprovisionamiento y relevo de astronautas se endosaron en los vehículos de transporte rusos Progress y las naves tripuladas Soyuz.
La situación se complica aún más porque en diciembre expira el contrato, por el que Rusia se compromete a transportar a los astronautas norteamericanos hacia la ISS. Lo cual significa que a partir del próximo enero EE.UU. deberá pagar por cada plaza en las naves Soyuz, en caso de que decida aprovecharlas para el transporte. Y es que en realidad no les queda otro remedio.
El director de la NASA Michael Griffin reconoció que EE.UU. no podrá usar de forma eficiente el complejo orbital sin la ayuda de Rusia. No sólo porque hay dificultades técnicas con el Discovery.
El problema es que la Ley estadounidense sobre la no-proliferación de las tecnologías coheteriles, adoptada en 2000 en relación con Irán, prohibe a la NASA realizar los pagos a la agencia espacial rusa Roscosmos, así como promover un intercambio de productos o servicios con la misma, hasta que la Administración de Washington presente al Congreso las pruebas de que no hay fugas de tecnologías misilísticas de Rusia a Irán.

Las evidencias apuntan a que la NASA se da cuenta de las deficiencias de sus transbordadores y manifiesta la adhesión al programa ISS. Michael Griffin y la secretaria de Estado norteamericano Condoleezza Rice enviaron a mediados de julio una carta a los legisladores solicitando que se introduzcan enmiendas en dicha ley.

Si se aprueban esos correctivos, la cooperación ruso-norteamericana en el marco del programa ISS podrá desarrollarse sobre las condiciones comerciales, y la industria espacial rusa se quitará de encima el lastre financiero que implica para ella el aprovisionamiento de la ISS tras la catástrofe del Columbia.

De lo contrario, Rusia tendrá que revisar sus planes de astronáutica tripulada. Con todo, Rusia y Estados Unidos simplemente no tienen otra alternativa sino colaborar en su calidad de dos mayores potencias espaciales.

____________________

Alexander Kisliakov es comentarista de RIA 'Novosti'.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris