Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ochenta y ocho años

Federico Ferrando Roda (Valencia)
Redacción
viernes, 29 de julio de 2005, 21:40 h (CET)
Son los que mi ya amigo de Soller (Mallorca) tiene. Me impresiona su franqueza al escribir y el pulso firme y claro al leer su carta. Me llegó ayer por la mañana y la he leido varias veces. Son apenas unas cuartillas en las que narra las vivencias más extraordinarias que vivió, al igual que otros muchos jóvenes durante la guerra del 36. Él contaba con 16 años. De la Comunión Tradicionalista por convencimiento al recibir un folletín llamado "El Tradicionalista" publicado en Valencia. Aprendió a amar a España y ser un soldado de la Tradición que, nada más comenzar la guerra, y alistado al cuerpo de requetés, fue enviado en misión de vigía de la parte de la Isla de Mallorca lindante con su ciudad natal. Al cabo del tiempo, Juan quiso marchar al frente y acabó en el Tercio de Montserrat defendiendo el Ebro y el Frente de Teruel. Cuando terminó la guerra, volvió a Soller, donde sigue viviendo con la envidiosa juventud que destila un hombre de ochenta y ocho años que, con unas sencillas palabras, respira experiencia y sabiduría al tiempo que apasionamiento de cualquier enamorado. Su amor a Dios es grande y lo ha trasmitido a sus dos hijos. Su amor a España está enriquecido por el gran apego a su patria chica, Mallorca, a la que adora y por la que ha trabajado políticamente toda su vida. Cuenta con verdadera devoción la visita del rey carlista D. Javier I y la de su hijo D. Carlos Hugo a Soller, acompañado de D. Manuel Fal Conde, o el Marqués de Villores, secretario de D. Javier. Para él fue encontrarse con la personificación de la monarquía genuínamente española, con aquella monarquía que juraba los fueros de sus reinos españoles y sus súbditos le juraban la fidelidad inquebrantable hasta la muerte en Cristo. Una vida apasionada, en la que ha sabido como pocos, el sacrificio de servir a un rey y luchar por él en una cruenta guerra como la del 36 al 39, vivir posteriormente la paz y rehacer su vida desde situaciones económicas realmente autárquicas ya que Soller se encuentra en el otro lado de una cordillera que, en aquel entonces, no tenía túnel para pasarla rápidamente hacia Mallorca. Ha luchado para sacar adelante a sus hijos y hacerlos buenos católicos y, en estos momentos, con los ojos de un adolescente, siente a España en el corazón y al Carlismo como la tradición de la que nacían todas las libertades sociales y territoriales de las Españas, como nos gusta decir a los carlistas. Juan Estades, es mi envidia, sana, pero envídia al fin y al cabo. Como reza nuestra Ordenanza del Requeté, "Ante Dios nunca serás héroe anónimo". Un fuerte abrazo, Juan. Que el Señor te conserve la frescura y pasión por la vida y por las personas que te rodean. Como acabas tu carta, quiero acabar yo la mía. Viva Cristo Rey. Federico Ferrando Roda. Junta Carlista del Reino de Valencia

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris