Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Suma y sigue

Miguel R. de Arriba (Nicaragua)
Redacción
viernes, 29 de julio de 2005, 01:03 h (CET)
Parece que el desprecio de nuestros políticos por los ciudadanos es consuetudinario y se manifiesta en todas las ocasiones, sean las que sean (víctimas del terrorismo, incendios, ataques a españoles en el exterior, etc...) no importando si se producen fuera o incluso dentro del propio territorio nacional.

A la hora de pedir nuestro voto, todo son promesas, promesas que saben no cumplirán, pero cuando están asentados en el poder se sienten dioses y como tales con la capacidad de hacer lo que les venga en gana sin tener que dar ninguna explicación.

No creo, estimados compatriotas, que os tenga que refrescar la memoria con hechos que avalan mis palabras.

La última muestra de ese desprecio la ha protagonizado nuestra Embajada en El Cairo que, siguiendo los pasos de los funcionarios diplomáticos y consulares que tenemos que sufrir y aguantar los ciudadanos, han vuelto a fallar en su deber de protegernos pues seguramente están más pendientes de disfrutar la buena vida que les proporcionan sus privilegios diplomáticos que de hacer el trabajo por el que les pagamos, y muy bien por cierto, los españoles.

Yo fui una víctima directa de esa forma de actuar cuando me desampararon con motivo de mi expulsión de Honduras y por ello puedo hablar en primera persona.

Creo que ya es hora de que el Defensor del Pueblo, si es que realmente defiende al pueblo, y la Fiscalía General, si es que realmente defiende a la sociedad, actúen de oficio, que es una de sus prerrogativas, para de acuerdo a sus competencias investigar la posible comisión de al menos dos delitos cometidos por las autoridades:

- Denegación de auxilio.
- Incumplimiento de la obligación del funcionario público.

¿Lo harán o actuarán como sus homólogos de los países subdesarrollados a los que criticamos y en donde la corrupción ahoga cualquier resplandor de la justicia?.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris