Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rumsfeld lanza un contraataque en la partida centroasiática

Pyotr Goncharov
Redacción
viernes, 29 de julio de 2005, 01:03 h (CET)
Si recurrimos a la jerga de los ajedrecistas, el secretario de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld ha conseguido realizar un contraataque, si no brillante, al menos nada malo en la partida centroasiática de Washington, cuya apuesta ha sido la preservación de las bases militares en el Asia Central.

En el transcurso de una visita inesperada a Kirguizistán, el jefe del Pentágono ha recabado de Bishkek el respaldo para mantener la base norteamericana en este país por un tiempo indefinido. Con todo, podemos interpretar de varias maneras lo que dijo en rueda de prensa conjunta su homólogo kirguiz Ismail Isakov: "La base de Manas va a permanecer mientras lo requiera la situación configurada en Afganistán".

Es una fórmula bien conocida. La visita de Rumsfeld a Bishkek ha sido, en realidad, una reacción de Washington al reciente llamamiento de los países miembros del Grupo de Shangai, en particular, Rusia y China, que pidieron a EE.UU. y a otras naciones de la coalición antiterrorista en Afganistán definir el plazo de la permanencia de sus bases militares en Kirguizistán y Uzbekistán. La presencia del contingente norteamericano en el Asia Central ya "no es obligatoria", en opinión del Grupo de Shangai, habida cuenta del "avance obvio" en la lucha antiterrorista proclamado por Washington. El Gobierno de Uzbekistán y las nuevas autoridades de Kirguizistán, es decir, ambos naciones que acogen en su territorio las bases estadounidenses, han apoyado este planteamiento. Washington, a juzgar por todo, lo ha interpretado como una invitación para la retirada.

Huelga decir que el eventual repliegue norteamericano desde Uzbekistán y Kirguizistán supondría un golpe fuerte a la estrategia "Lily Pad", mediante la cual Donald Rumsfeld pensaba extender las bases militares de EE.UU. a toda la región centroasiática, como nenúfares en un estanque.

Al iniciar su visita al Asia Central, el secretario de Defensa declaró que la pérdida de las principales bases aéreas en el territorio uzbeco y kirguiz "no incidirá en las operaciones militares de Estados Unidos en Afganistán". De lo cual se desprendía que el Pentágono tiene opciones suficientes para compensar la desaparición de cualquier base militar en esta zona. "Siempre pensamos a largo plazo, así que nos sentimos seguros" - dijo Rumsfeld a los reporteros que le acompañaban en el viaje.

A los miembros del Grupo de Shangai, entretanto, no les preocupa que EE.UU. pueda encontrar o no algunas bases alternativas en otra región. Lo que quieren saber es para qué y por cuánto tiempo hace falta estacionar tales bases en el Asia Central.

Veamos cómo funcionan estas bases, asumiendo desde luego que son un elemento de la operación realizada en Afganistán, y no otra cosa. Supongamos que Tayikistán, que ha sido el destino siguiente en la gira centroasiática de Rumsfeld, no autorizara el tránsito de los aviones norteamericanos basados en el aeropuerto internacional de Manas, en Kirguizistán, hacia el territorio afgano. El valor de esta base en el contexto de la operación antiterrorista sería bastante cuestionable en tal caso. Claro que otros paнses, por ejemplo, Uzbekistán o China, también podrán abrir su espacio aéreo para el tránsito. Ahora bien, el corredor aéreo hacia Manas pertenece a Rusia y Kazajstán. Todos los países citados son miembros del Grupo de Shangai.

Por mucho que Rumsfeld se empeсe en alegar el carácter bilateral del acuerdo sobre la base, es precisamente el Grupo de Shangai, integrado por las seis naciones arriba mencionadas, el que puede preguntar con todo derecho a Washington con qué objetivo se mantiene la base en Kirguizistán.

Puede que este objetivo responda a los intereses de los países situados en la zona. Pero puede que no. Recordemos que el Gobierno kirguiz denegу el pasado 4 de marzo, tras una serie de consultas con otros países miembros del Grupo de Shangai, el uso de la base aérea de Manas para los vuelos de reconocimiento efectuados por aviones tipo AWACS y encaminados contra China y otras naciones de la zona.

Volvamos a la declaración final adoptada en la reciente cumbre del Grupo de Shangai, aquella que recomienda a los miembros de la coalición antiterrorista "definir la fecha tope en lo que respecta al uso provisional de las infraestructuras citadas y la presencia de contingentes militares en el territorio de los países integrados en el Grupo de Cooperación de Shangai". Si tomamos en consideración que esta frase no hace sino sugerirle a EE.UU., en términos todavía suaves, la necesidad de definir claramente las razones, fechas y reglas estrictas en lo relativo a la permanencia de las tropas norteamericanas en los países del Grupo de Shangai, el contraataque de Rumsfeld difícilmente podrá considerarse un éxito tan obvio.

____________________

Pyotr Goncharov es comentarista de RIA 'NOVOSTI'.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris