Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Algo está fallando en Wanadoo

Mariano Estrada
Redacción
martes, 26 de julio de 2005, 23:06 h (CET)
Tengo muchas dudas sobre wanadoo, creo que me engaña como a un chino ¿Y quién le ha dicho a usted que a los chinos se les engaña tan fácil como ha dado a entender?. Antes tenía ctv y pagaba por tenerla, me refiero a que pagaba la conexión. ¿Cómo la llaman? La ruidosa. Eso. Funcionaba muy bien. Ctv fue absorbida por wanadoo y me siguieron cobrando la conexión por mucho tiempo, además de una tarifa plana. Seguía haciendo ruido, la conexión, pero esto no tiene nada que ver. Claro que si yo no me di de baja en la susodicha (no digo el nombre para evitar el ruido), ¿a santo de qué me iban a avisar los de wanadoo de que podía ahorrarme unas pesetillas por ese concepto, si son ellos los que las iban a perder?. Sin embargo, lo importante es que el correo seguía funcionando perfectamente, como debiera ser normal, supongo.

Un día, un amigo me dijo que era imbécil por estar pagando una cosa innecesaria. Y me lo dijo así, pronunciando todas las sílabas: im-bé-cil, no se olvidó ni del acento. De modo que llamé a wanadoo donde, por descontado, me marearon lo que no se puede contar, pero al fin lo conseguí y les puse las peras al cuarto, aunque eran las peras de una chica, pobre, que no tenía culpa de nada. Yo no soy tan tonto como me ha dicho mi amigo ¿sabe? Bueno, pues mejor para usted. Solicité la baja en ctv y seguí con wanadoo, pero ya no me cobraban la conexión. El ruido lo tengo asimilado, así, a mi lado.

Empezaron las dudas. Y las madudas. Como digo, tenía una tarifa plana nocturna y un @bono de 15 horas para las mañanas matutinas de la COPE, donde debieran hacer un programa titulado “¿Ser o no ser ?” ¿En qué onda? En Onda Cero, por supuesto. Luego me cambié a tarifa plana 24 horas-al-día todos-los-días. Y las dudas se agigantaron como los miedos cuando te metes en la selva por la noche ¿Usted se ha metido en la selva por la noche? No, pero me imagino los miedos ¿qué pasa?. Digamos que el funcionamiento había pasado de bueno a regular, pero yo seguí de inocente por la vida. Vamos, que les di cancha, no sé si más de la cuenta, aunque ¿qué hacer, por otra parte? ¿Volver a llamar a ese teléfono versátil que tiene una persona para cada ocasión? Le atiende Pilar, dígame. ¿Pilar? Antes hablé con Laura. Sí, pero ahora le atiende Pilar, ¿en qué puedo ayudarle? Pues no voy a llamar, joder, “resistiré / para seguir viviendo”....

Hace sólo unos días, aprovechando una oferta sustanciosa, pedí que me incluyeran las llamadas ¿Las de la amante también? ¿Y si es de Ginebra? Bueno, siempre que sea Beefeater... Extranjeras no, por favor, que no las entiende nadie y se pierde con ellas mucho oro, que es una forma del tiempo. Sólo las locales, que son paletas, sólo las provinciales, que son más bien paletillas, sólo las nacionales, que son muslos de dama. Barato / barato. Todas por 19,90 euros, además del barco y del permiso portuario para navegar todo el día. ¿Es esto posible? Lo es, lo es... A lo mejor no funciona, pero lo es. De hecho, hoy no me está funcionando, pero lo es, lo es... Y, de todos modos, quiero seguir pensando que lo nuestro va a ir perfectamente, que lo de hoy sólo es un coitus interruptus de circunstancia. Ya, ¿y lo de ayer qué era, un simple no me mires que aún no me he puesto el maquillaje? ¿Tendré que llegar a la conclusión de que wanadoo tira las sacas a las cunetas como un día no lejano hicieron algunos operarios de Correos, es decir Correos misma? ¿Y quién va a devolverme entonces el rosario virtual que yo le había mandado a mi madre con todo el wanadoo punto es del mundo? Madre, Wanadoo es una casquivana y una ladrona. Se me queda con las cuentas de marfil. Wan-a-doo. Tres toques, tres avisos, tres golpes de voz. Vamos a ver, wana, cariño, me dijiste que mamabas y no mamas, te desteto. Porque sí, mujer, porque ya “mi corazón no puede con la carga”.

Perdone,¿y cómo sabe usted que su cuenta funciona tan mal? ¿Comparada con qué? Ay, Wanadoo de mi vida, porque yo tengo un dominio de las cosas, un dominio de las situaciones, un dominio, vamos, lo que hoy se llama un dominio ¿Y cómo es él? Pues él es buena gente y en él tengo una cuenta que funciona. Da esa casualidad. ¿Está usted seguro? Si le digo que no, ¿me va usted a replicar que en todas las partes cuecen habas? Pues, mire, puede que sí. Vaya, señora Wanadoo, ¿usted cree que ése es un buen argumento para justificarse?

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris