Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   España   Barcelona World  

Un tándem arriesgado

La rabieta de Artur Mas le lleva a parques temáticos, hoteles, casinos y Bañuelos
Mercedes Zaragüeta Casanova
@MerZaragueta
lunes, 10 de septiembre de 2012, 07:08 h (CET)
Sorprende que una autonomía de primer nivel como Cataluña y una entidad financiera de la seriedad de La Caixa acepten a un empresario conflictivo como Enrique Bañuelos para llevar a cabo un macroproyecto que incluye parques temáticos, teniendo en cuenta que lo que hemos visto hasta la fecha es su falta de viabilidad y los muchos ejemplos de estas aventuras empresariales fracasadas. Bañuelos, en Valencia, dejó un recuerdo triste con sus movimientos especulativos que llevaron a la ruina a cantidad de pequeños y grandes accionistas, mientras él con su fortuna emprendió al extranjero, dejándolos tirados. Logró encandilar incluso a Amancio Ortega para embarcarse en Astroc. Cuentan que hoy no puede ni verle, igual que los bancos españoles que vivieron aquello. Valencia, Londres, Nueva York, São Paulo, Pekín... pero no conocemos ningún éxito.

Una pataleta de Artur Mas, al Adelson escoger Madrid, le lleva a Bañuelos, "el innombrable", según dicen le llaman en Quabit. Así reaparece en España y, como no podía ser de otra forma, a lo grande, a pesar de sus agujeros inmobiliarios y diversos fracasos empresariales. Pero todo eso no importa, porque Mas tiene que sacar pecho tras perder Eurovegas y brindar el apoyo institucional a la iniciativa, Barcelona World, pudiendo generar unas expectativas empresariales que probablemente no existen, con lo que eso supone en la situación actual. El problema no son las inversiones, menos si son privadas. El problema es la insensatez, que conlleva riesgo. Parece que reafirmar la identidad sobre Madrid domina cualquier otra lógica. El verdadero riesgo que corremos es que a España le pase como a Ronaldo, y que la gestión de nuestros gobernantes le lleve a estar triste, como decía Ortega a la nostalgia.

Un medio publicaba el otro día en palabras de Xavier Adserá, consejero delegado de Veremonte, que dispone del veinte por ciento de la inversión total necesaria para hacer realidad el proyecto y pretenden que el resto de la inversión la vayan aportando fondos inmobiliarios, inversores extranjeros y operadores que participen en el complejo. Complicado. Nos faltará por descubrir si habrá dinero público destinado al apoyo del proyecto, tratos de favor, recalificaciones, etc. Veremos si son los propios catalanes quienes acaban pagando la aventura. Que así no sea.
Comentarios
Mer editas 10/sep/12    22:18 h.
Concha 10/sep/12    21:24 h.
Rosario Martín 10/sep/12    14:28 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Y, ¿Ahora qué?

Un escrito de Ángel Pontones

A 75 años de Hiroshima explotó Beirut

La capital libanesa ha padecido mucha destrucción desde que estalló la guerra civil de 1975 y luego con las dos invasiones israelíes, pero nunca antes había sufrido esta clase de destrozo en una época de paz

¿Es posible tanta indignidad?

​¿Nos merecemos los españoles tanta desgracia?

Razón y verdad

En el libro de Schopenhauer se explican también diversas estratagemas dialécticas para ganar en los debates

Voces coherentes

Para levantar el vuelo es preciso cuidar el semillero de las actitudes sociales, desde la franqueza personal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris