Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Una oportunidad para Castellón

ZEN
domingo, 9 de septiembre de 2012, 08:00 h (CET)

El mantenerla y no enmendarla, hasta las últimas consecuencias, suele salir muy caro. Es más fácil rectificar tal como se hacía cuando había sabios en el mundo. Se reconocían los errores y se retomaba el rumbo correcto. No pasaba nada. “Errare humanum est”,  como decía Seneca el Joven. Pero este añadía “sed perseverare diabolicum (est)”. Es decir, que perseverar en el error es diabólico. Aunque yo diría mejor que es de descerebrados.

A Castellón, el no enmendar los errores cometidos hace catorce años, nos costará estar sin Plan General de Ordenación Urbana durante un lustro o más en un momento absolutamente vital para la economía y la sociedad de nuestra ciudad.

El Partido Popular, en el gobierno municipal durante todo este desatino de aprobaciones fallidas y sentencias revocadoras, no puede considerarse como diabólico, ni mucho menos. Más bien un inconsciente que, después de todo este desgraciado periplo, asume en la documentación que va a exponer al público, forzado por el Tribunal Supremo, que se equivocó. Que lo ha hecho mal. Que el urbanismo de los últimos catorce años ha sido un error. Que volvemos a la casilla de salida de 1998.

La nueva documentación que somete a información pública nuestro Ayuntamiento es, en realidad un pastiche de ideas urbanísticas desfasadas, pensadas hace más de una década, y una normativa actual, tremendamente más compleja, en la que priman conceptos medioambientales y económicos que nada tienen que ver con el caduco y abortado planeamiento de finales de los 90.

El sometimiento a información pública de este documento, sin embargo permitirá a todos los ciudadanos, a la sociedad en su conjunto, opinar, proponer, sugerir y definitivamente cambiar un planteamiento que ya no sirve. Que nació caduco a finales del siglo pasado y que hoy ya no es creíble ni social, ni económica, ni políticamente.

Este modelo territorial está ampliamente superado y exige una revisión en profundidad, de la mano de todos los agentes sociales, económicos y políticos, para diseñar el Castellón del Siglo XXI. Una ciudad habitable.

Y no un conjunto de pegotes con ideas inconexas, de ocurrencias que se han ido ocurriendo en los aledaños del poder, pensando más en el resultado económico puntual rentable para unos pocos, en lugar de un proyecto de ciudad pensado en su conjunto.

Recuerdo al ex -Alcalde de Castellón en una conferencia en la Universidad Internacional de Valencia (VIU) en la que reconoció, sin ningún tipo de cortapisas, que el Plan General  de 1998 era en realidad un conjunto de modificaciones al antiguo Plan de 1984, de forma que el “nuevo” PGOU ya nacía casi gestionado.

Y así era. Porque el Partido Popular al poco tiempo estaba cambiando los parámetros y directrices urbanísticas que en él se habían establecido, con ideas realmente interesantes como el Parc Castelló, y otras tremendamente nefastas y claramente especulativas como el PAI “Mestrets”.

Ya que no es previsible que desde el gobierno municipal se inste a los ciudadanos a proponer alternativas al modelo de ciudad inconexa del Partido Popular, el PSPV-PSOE está en la obligación de coordinar la acción social y económica de todos aquellos particulares y asociaciones que creen que otro Castellón es posible. Que no todo está perdido.

Los socialistas deben canalizar toda esa ilusión por diseñar una ciudad ejemplar y habitable para nuestros hijos, y dejar fijadas las directrices territoriales y de crecimiento para nuestros nietos. Parta ello el Partido Popular solo nos dará unos escasos dos meses (entre unas cosas y otras), pero la sociedad castellonense debe demostrar que sabe dónde quiere ir. Y que no deja su futuro en manos de unos pocos interesados y de unos técnicos obedientes.

Es el momento de reaccionar, no solo presentando alegaciones. Al fin y al cabo eso no es más que el resultado final de un análisis, de una reflexión, y de unas conclusiones que, a modo de sugerencias, se trasladan a la administración. Y, de esta forma, no creo que el gobierno municipal se atreva, de nuevo, a desestimar todas y cada una de las alegaciones. No podemos permitirlo, porque hacerlo sería reconocer el amodorramiento de una ciudad y su sociedad y la falta de fe en un futuro que es posible cambiar. Y ello está en manos de las asociaciones culturales, empresariales y sindicales. De los que conforman el movimiento del 15-M y de los ciudadanos que sencillamente creen en el cambio de un rumbo equivocado.
El Partido Popular y sus tres alcaldes, Gimeno, Fabra y Bataller, no han sido capaces de hacerlo y así nos va.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris