Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

¿Qué más se quema?

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
miércoles, 20 de julio de 2005, 22:48 h (CET)
Un incendio en primera plana de la información, como el acaecido en Guadalajara, es escalofriante, y máxime cuando se ha cobrado cerca de una docena de vidas humanas. Sólo los atentados y los “findes” en la carretera acostumbran a ser origen de mortandades. Los países secos, y España lo es desde muchos puntos de vista, tienen predisposición para estas tragedias bautizadas como medioambientales. Antes, solo eran un “incendio”. Pero que sean causa de la muerte de un solo hombre, les concede un tratamiento muy riguroso. Al fin y al cabo, el “medio ambiente” es para el hombre, no al revés.

Más, al acostumbrado espectáculo de medios por tierra y aire que se aplican para acabar con ellos, en Guadalajara se ha mezclado la política, como no podía ser menos en los tiempos que se viven de contemplación, atención o miramiento, al votante. Cualquier incidente sirve para intentar arramblar con un puñado de votos, máxime si se han perdido o estado en juego, algunas vidas. Con el desastre del “Prestige”, se hizo política, como con el derrumbamiento del barrio del “Carmell”, aunque, éste, con sordina, y no se diga de la tragedia del Yakolev. Atocha (11-M) es el “desideratum” del crimen al servicio de la política en democracia.

Los políticos que han concurrido a las cercanías del lugar incendiado, iban con la experiencia adecuada acerca de cómo quedar un gobernante ante una tragedia. Así, la Vicepresidenta se apresuró a declarar que el Gobierno acudió, “cuando se le llamó”... ¡faltaría más! No iba a ser menos en un gabinete que hace alarde de su cercanía dialogante con la ciudadanía. Si los medios fueron precozmente facilitados o eran los idóneos, no era la cuestión prioritaria. Se ha recriminado a los excursionistas por su inconsciencia al querer hacerse unas chuletas a la brasa. Aquí pasa como con el tabaco, y no va de chiste, pero hasta hace poco “no se sabía” que “perjudica gravemente su salud y la de los que le rodean”. La quema de rastrojos en esta época canicular, es tan vieja como España misma.

Sea lo que fuere, el Presidente Rodríguez no ha hecho acto de presencia. Aunque, como a la Casa Real, se le supone “puntualmente” informado. Una antigua revista de humor, La Codorniz, puso de moda la frase de, “cuando un monte se quema, algo suyo se quema, señor marqués”. Es fácil deducir la actualización del eslogan: Cuando un monte se quema, alguien puede morir, y el político “chamuscarse”.

Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris