Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Un día menos  

Actores y actrices desepeñan el rol

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 20 de julio de 2005, 22:48 h (CET)
Después de catalogar a las personas desde el punto de vista contable en las denominadas clases sociales, hemos llegado al punto de catalogar a las personas según su forma de pensar o actuar. Actualmente nos intentan convencer e inculcar que tenemos que tener una forma de pensar rígida, tienen una organización encubierta detrás de la fachada exterior que nos susurra al oído como tenemos que ser y como no tenemos que hacer si no queremos ser excluidos de la gran mayoría de la sociedad y sufrir las “terribles” consecuencias que acarrearía.

El ocio evade a las personas de sus problemas cotidianos y de las inquietudes más importantes. El ocio ha existido siempre y los juegos han ido cambiando a medida del paso del tiempo. Por eso en la década de los años setenta se origino en Yankilandia los denominados “juegos de rol” esos terribles y odiosos juegos que eran utilizados por algunas personas como excusa a sus malvados actos delictivos. Es fácil encontrar una respuesta a la terrible pregunta que siempre se hace el ser humano ¿Por qué? Frente a asesinatos, violaciones siempre han sido ligados a los juegos de rol, simplemente por desconocimiento. Las personas que juegan a rol son personas “especiales” y ellos mismos saben de lo que estoy hablando, somos personas con algo que los demás no tienen, y no es precisamente el gen XXY que hace enloquecer y matar a diestro y siniestro, ni estamos locos, ni somos antisociales (buenos algunos si, pero lo llamamos mejor timidez), ni somos autistas si somos peores que los demás. Las personas que desempeñan un rol de un personaje ficticio y vive unas aventuras con los amigos del barrio no hacen daño a nadie, es mas es el único juego que no se basa en la competitividad, como los demás, los juegos de rol se basan en la cooperación, en la ayuda mutua y la organización que deben tener un grupo de amigos para hacer frente a los entresijos que propone el DJ (Director de Juego). Los juegos de rol hacen madurar a niños y a expresarse verbalmente mejor, aprendiendo vocabulario y una serie de valores entre un grupo de personas, que nos viene muy bien visto el índice de egoísmo e individualismo en el que estamos sumergidos actualmente.

Los juegos de rol no son el culpable de que una persona asesine a alguien, de la misma forma que un ultra futbolístico asesina en la grada a un aficionado del equipo contrario, de la misma manera que un sacerdote religioso y español mata a almorávides a golpe de maza y escudo mientras galopa en su corcel ondeando su túnica blanca de la cual esta bordada una cruz con hilos de seda en pleno siglo XIII.

En fin, preferiría que mi hijo jugase al rol antes que a matar zombis en la playstation, es tan solo un ejemplo de varios. Los juegos tiene una finalidad que es divertir, el problema es que te puedes divertir de diferentes formas, unas mejores y otras peores, hay algunos juegos llenos de competitividad que hace que el adolescente se arraigue a esa fatal característica y lo peor aun, es que te dicen que la competitividad es una característica esencial para vivir en la sociedad, que si no eres competitivo no sirves y como ya dije una vez, no es lo mismo ser competente que competitivo, y tampoco es lo mismo aprender a jugar que jugar aprendiendo.

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris