Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

La traición del fuego

Víctor Corcoba Herrero
Víctor Corcoba
martes, 19 de julio de 2005, 23:26 h (CET)
El fuego es traicionero y requiere especialistas para calmarlo. A poco que uno se confíe te lleva a la hoguera sin miramientos. Es ciego y ciega con sus olas de nubes rojas, labios abrasadores. No perdona a nadie, tampoco a los voluntarios. Su bravura todo lo arrasa. Al parecer, unos excursionistas realizaban una barbacoa en el Parque Natural del Alto Tajo y la hoguera tomó cuerpo y se tragó vidas. Es la misma canción de siempre. Dicen que las negligencias son las causas más frecuentes. Habrá que tomar medidas serias y contundentes al respecto. Siempre es mejor prevenir que luego lamentar.

La sociedad debe concienciarse de que el fuego mata y nos mata, un poco a todos, puesto que ya el valor de la naturaleza, del bosque, es vida que acompaña al ser humano, le proporciona oxígeno, retiene y atrae agua, combate la erosión, alberga y mantiene la diversidad biológica. El tiempo es propicio para la quema: tenemos un foco de calor tremendo, un viento que lo aviva y un terreno forestal en flama continua, fácilmente inflamable y de rápida propagación. La defensa, pues, contra los incendios forestales, constituye en el apartado de la extinción, una de las actividades de mayor riesgo en lo que se refiere a la accidentalidad laboral. En cualquier caso, conviene estar en forma y experimentado.

Estamos de luto. Por nuestra mala cabeza. A pesar de tanto manual para la lucha contra incendios de poco nos sirve. Los hábitos y costumbres poseídos, juegan un papel de primera magnitud, ya que alrededor del 95% de las causas de los incendios acaecidos, tienen su origen en acciones derivadas del comportamiento humano. Somos así de insensibles y pasotas. Convendría reflexionar y perseguir con el peso de la ley a los que infrinjan la normativa. Quemar la naturaleza, en todo caso, siempre pasa factura de un modo u otro.

Por ello, siempre será poco cuidar que todo esté a punto para la intervención, formar y educar a las personas, sensibilizar y alertar sobre el peligro de hacer lumbre, jugar con las brasas o meterse en la boca del tizón.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris