Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Ojos vendados ante Irak

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
martes, 19 de julio de 2005, 23:26 h (CET)
La historia contemporánea de Irak, al menos la que se lleva escribiendo en diarios y noticieros, es un continuo ver sin mirar hacia este país. Cuanto se viene viendo, es una ocupación capitaneada por Estados Unidos bajo la excusa de las armas de destrucción masiva que “se creía” acumulaba Sadam Hussein. Éste, encarnaba la figura del sátrapa, el gobernador de una provincia del antiguo Imperio persa a quien se le otorgaban todos los derechos a cambio de la sumisión. Actuaban con sagacidad, administrando con astucia e inteligencia, y, en general, despóticamente.

Derrocado con destreza por los invasores; sufridas las consecuencias de la ofensiva por la población, y con irremplazables pérdidas del patrimonio de la Humanidad acumulado en su territorio y museos, no se ha alcanzado ni siquiera la paz que el sátrapa mantenía a su estilo. Ingenuamente, algunos editorialistas se preguntan por qué, “muerto el perro”, metafóricamente, “no se acabó la rabia”. Sadam espera un juicio prisionero en algún lugar secreto de Irak, y custodiado por soldados norteamericanos; como al margen del todo. Ha de dar cuenta de los crímenes contra su pueblo.

Desde que el imperio otomano fue derrotado durante la Primera guerra mundial, los ingleses dispusieron del control de un territorio árabe, denominado Irak, que, sobre la base de la milenaria Mesopotamia, era un considerado socio para la comercialización del petróleo; su gran riqueza, y, en buena parte, motivo de su tragedia. Las fronteras que trazó la Comisión de Paz en 1918 -con regla y cartabón, en lejanas oficinas-, incluyo en la misma nación a tres países, de etnia y religión incompatibles. Las revueltas sangrientas no han cesado por ese motivo desde 1920. Sadam “gobernó” apoyándose en la minoría laica de entidad sunní. De este modo, los kurdos del norte, dispersos a su vez entre Siria, Irán, y Turquía, nunca han bajado las armas. La otra gran mayoría de la población, de creencia religiosa chií, afín al Irán de la Revolución pendiente de los “ayatoláes” de Irán, ha contribuido a la instalación de la actual democracia bajo el paraguas del ejército estadounidense, pero, sin conseguir que deje de correr la sangre.

Así la situación, es de guerra civil, por mucho que se utilicen los eufemismos de insurgencia o terrorismo, y cada día, en ella, caen nuevas vidas inocentes. La hora en que se aborde la cuestión iraquí en sus justos términos no puede retrasarse por querer seguir mirando qué pasa, en lugar de ver lo “que” realmente ocurre. La precisa actitud imparcial de la Organización de Naciones Unidas, una vez reconstituida, tendrá autoridad para deshacer el entuerto histórico que arrastra este territorio, desde que los fértiles valles del Tigris dieran paso a los sucios campos de petróleo como objetivo apetecible.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris