Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Defensa animales   -   Sección:  

Defensores de los animales se convierten en 'carne humana' de supermercado

Redacción
miércoles, 20 de julio de 2005, 22:49 h (CET)
Ana Sancho / Redacción
Como protesta contra la explotación animal por el hombre, un grupo de activistas se ha desnudado y embalado en gigantes bandejas de fimapán similares a las utilizadas para empaquetar carne en los supermercados.

La plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela ha sido el lugar elegido por estos manifestantes para efectuar un último acto de protesta en favor de los derechos de los animales, dentro de la marcha “Caminando por los animales”que se inició hace once días en Pamplona.

Ante la misma Catedral y bajo el lema de la jornada, “Los animales no son para comer”, los activistas ofrecieron una estampa de impacto, en la que aparecían desnudos, inmóviles y acurrucados dentro de unas grandes bandejas de fimapán envueltas en film transparente. Una puesta en escena espectacular con la que los animalistas pretenden transformar su mensaje reivindicativo en un aldabonazo a la conciencia ciudadana sobre la dura realidad estadística que habla de “miles de animales muertos cada segundo debido a nuestros hábitos de consumo”, según denuncian los promotores de la iniciativa.

El acto, y con él la campaña iniciada el pasado 5 de julio, finalizó con una degustación vegetariana en la Alameda de la ciudad gallega, en el que se ofrecieron alimentos alternativos a la carne, el pescado, los huevos y los lacteos. Principalmente, la comida se basó en leche de soja y arroz, yogur de soja o de frutas y carnes de composición vegetal.

CAMINANDO POR ELLOS
Durante los diez días que ha durado la campaña reivindicativa “Caminando por los animales”, los manifestantes han recorrido alrededor de doscientos kilómetros a pie, siguiendo parte del intinerario del tradicional Camino de Santiago.

En el periplo, han visitado las ciudades de Pamplona, Burgos, León y Santiago de Compostela, lugares que han sido escenario de cuatro actos especiales bajo los eslóganes: “Los animales no son objeto de entretenimiento” (Pamplona), “Los animales no son para vestirnos” (Burgos) y “Los animales no son para hacer experimentos”, éste en la capital leonesa. Por último, se pretendió concienciar en torno a la idea “Los animales no son para comérselos”, acto celebrado en la Plaza del Obradoiro como colofón a la iniciativa.

Esta es la segunda edición de la marcha, que ha llevado a cabo una serie de actos públicos, manifestaciones y denuncias, según refieren sus organizadores, “sobre las injusticias y abusos de poder que se cometen sitemáticamente contra los animales en multitud de facetas, como las corridas de toros, la explotación de animales de abasto, la experimentación, la caza y pesca deportivas, zoológicos, aquariums y circos, el comercio y la cría de mascotas, el negocio de pieles, etc.”

EL SUFRIMIENTO DE LOS ANIMALES
La filosofía del compromiso con los animales que subyace en esta campaña, según los organizadores, gira en torno a la idea de que los animales sufren del mismo modo que sufre un humano. En la medida en que “los seres humanos somos capaces de hacer juicios de valor sobre nuestros actos -aseguran- estamos moralmente obligados a tratar de evitar el padecimiento ajeno.”De este modo, el principal objetivo de la protesta –así lo afirman- consiste en “eliminar prejuicios culturalmente concebidos, remover conciencias, crear debates, acercar posturas y, en definitiva, favorecer un cambio de mentalidad a partir de la concienciación sobre una nueva realidad hasta ahora desconocida por muchos.”

“Aun siendo conscientes de que cada día son más las personas que amplían su visión ética y consideran a los animales como seres capaces de sentir dolor y, en definitiva, de sufrir intensamente”, afirman sus promotores, el objetivo de esta iniciativa es la de combatir “la idea arraigada socialmente de que los animales están ahí para nuestro uso y disfrute, que son meros recursos y que es lícito utilizarlos caprichosamente sin tener en cuenta sus intereses.”

El argumento que utilizan estos manifestantes para incitar a un compromiso ciudadano ético sobre el respeto de los derechos de los animales apela a la reflexión y la lógica.”En la medida en que los seres humanos somos capaces de hacer juicios de valor sobre nuestros actos –sostienen, con el deseo de hacer llegar su mensaje a la mayor cantidad de gente posible- estamos moralmente obligados a tratar de evitar el padecimiento ajeno”. El acto-peregrinación, que se desvincula de cualquier adhesión política o religiosa, ha convocado a integrantes de numerosos colectivos y asociaciones defensoras de los derechos de los animales de Valencia, Cataluña, Euskadi, Madrid y Navarra. También han participado voluntarios espontáneos que han querido sumarse a esta reivindicación solidaria con el sufrimiento animal.

UNA PROTESTA PACÍFICA
Por otra parte, los actos de protesta se han desarrollado de forma pacífica y contando con las autorizaciones legales pertinentes. Como consta en la página web de difusión de la campaña, los organizadores subrayan que “todas las actividades que se lleven a cabo tendrán un carácter pacífico; no sería coherente servirse de la violencia como método para conseguir nuestros objetivos ya que es precisamente contra lo que luchamos. Nuestra premisa es emplear la fuerza de la razón y no la razón de la fuerza.” Apelando a la inteligencia ciudadana, finalmente, apostillan: “no tratamos de imponer nuestras convicciones sino que cada persona deberá decidir si modifica sus hábitos en función de la información obtenida y debidamente analizada”.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris