Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

Alonsomanía

Jordi Martínez Aznar

lunes, 18 de julio de 2005, 01:46 h (CET)
Desde aquí propongo que entre todos hagamos un ejercicio de imaginación. Ya sé que con este calor muchos estamos más por las vacaciones que por otra cosa, pero sólo será cuestión de unos pocos minutos.

Imaginemos por un momento que Fernando Alonso gana el Mundial de Fórmula 1 y que dentro de uno o, como mucho, dos años, deja de hacer poles, podios y de ganar grandes premios, que deje de tener la llamada "suerte del campeón", que su coche ya no responda tan bien como lo está haciendo hasta ahora, etc.

Imaginemos que a Alonso le resulta imposible volver a estar entre los primeros, entrando a duras penas en algunas ocasiones en las posiciones que dan acceso a los puntos y que al final de la temporada que dan o quitan el título.

Imaginemos que Ferrari arregla todos los fallos que ha tenido este año y hace que Schumacher vuelva a ser el de antes, aquel que ganaba las carreras casi a la vez que se echaba una siesta. Aquel que no hace muchas temporadas ganó más carreras consecutivas de las que consigo recordar y que para cuando quisimos darnos todos cuenta, ya había ganado el título mundial.

- ¿Seguirá teniendo el mismo interés este deporte en España?

- ¿Volveremos a ver de nuevo carreras enteras por televisión y escuchar de nuevo programas de deportes por la radio dedicados casi enteramente a la Fórmula 1?

- ¿Volveremos a ver cómo decenas de miles de españolitos abarrotan los circuitos de Jerez y Montmeló para ver a Alonso mientras ondean enormes banderas asturianas?

- ¿Volveremos a ver a Alonso protagonizar el anuncio de marras conduciendo el coche de moda mientras su voz en off nos dice que "siempre he soñado que correría en la fórmula 1"?

- ¿Volverá a ocupar portadas, páginas en los periódicos y minutos en televisiones y radios cuando sean Schumacher, Montoya y Barrichelo los que copen los podios en lugar de él?

- ¿Le seguiremos dando comba una vez que no gane más carreras, o todos los programas que hablan acerca estas carreras comenzarán a mirar hacia otro lado?

No pretendo que de repente se hunda en la miseria, ya que por una vez que podemos presumir de líder del mundial y del único corredor que podría arrebatarle a Schumacher un sexto título consecutivo. Pero hay que ser realistas. Alonso va tan bien este año no sólo porque pueda ser bueno, que no lo dudo que lo sea, sino también por otra serie de factores, como por ejemplo que Michael Schumacher, campeón de los últimos cinco campeonatos, no ha tenido suerte con su coche.

Por suerte o por desgracia, España es, en muchas ocasiones, un país donde todos o casi todos nos movemos en base a una moda. Hasta hace pocos años, cuando ningún jugador español participaba en la NBA, ningún medio de comunicación hacía caso a esta liga. Ahora que juegan Gasol y Raúl López y que hay varios jugadores más elegibles en un futuro próximo por algunos de sus equipos, ya tenemos varios programas especializados en esta liga.

Con el ciclismo igual. Aunque hasta 1990 se habían ganado varios Tours por parte de Federico Martín Bahamontes, Luis Ocaña y Perico Delgado, no fue hasta la llegada de Miguel Indurain con sus 5 tours y 2 Giros que aquí comenzamos a chuparnos por televisión o por radio la contrarreloj de turno o la subida al Alpe D'Huez.

Con el tenis ha pasado algo parecido. Fue comenzar a ganar trofeos a lo largo de los años 0 de mano de Arancha Sánchez Vicario, Conchita Martínez, Sergi Bruguera y compañía para ue de repente el tenis sea calificado como uno de los deportes nacionales por antonomasia, teniendo a cientos de miles de espectadores pegados al televisor para ver a Rafa Nadal ganar el torneo parisino de Roland Garros.

Y así hasta llegar a la Fórmula 1. A excepción de unos cuantos, muy pocos, por no decir nadie, se confesaba seguidor de estas carreras. Ha sido llegar Fernando Alonso y comenzar a conseguir triunfos que de repente todo el mundo ha sido seguidor de toda la vida. Es como cuando gana un determinado equipo de fútbol, que cuando no gana a nadie le gusta el fútbol y en cuanto gana algún título salen forofos hasta de debajo de las piedras.

Cabe preguntarse en estos momentos si la suerte que ha tenido Alonso este año ha sido sólo eso, o sea, suerte, o la cosa continúa algunos años más. En caso contrario, me temo que dentro de unas pocas temporadas, los circuitos antes mencionados de Jerez y Montmeló se las van a ver y desear para poder llenar todas las gradas un año tras otro.

Eso por no hablar de algunas agencias de transporte, las cuales están haciendo su agosto a la hora de llevar a una masa tan grande de gente de un lugar a otro, y las cuales podrían resentirse en el caso de que, en un futuro más o menos próximo, ya no haya ningún corredor español capaz de hacerle sombra a los grandes.

Y es que recordemos que, mientras por el momento, el piloto asturiano aún no ha conseguido el título, el alemán Michael Schumacher ya ha conseguido hasta siete, cinco de ellos de forma consecutivos, y aún podría conseguir alguno más.

En resumen, que esperemos que tanto a Alonso como a sus muchos seguidores, ya sean nuevos o viejos, les pediría dos cosas. La primera, que al igual que saben ganar, también sepan perder cuando las cosas no vayan bien. La segunda, que cuando las cosas ya no vayan tan bien, toda esta gente que desde hace unos meses se confiesa amante de la Fórmula 1 y seguidor aférrimo del piloto, le apoyen tanto o más que cuando gana, ya que es cuando más necesitará de este apoyo.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris