Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

¿De qué ha servido?

Jordi Martínez Aznar

sábado, 16 de julio de 2005, 22:26 h (CET)
Hace pocos días, aprovechando que estaba solo en casa, visioné de nuevo el documental de Michael Moore "Fahrenheit 9/11", que, como sabrán, trata sobre el presidente Bush, la guerra de Irak y los lazos de la familia Bush con la familia Bin Laden, que se remontan a unos treinta años atrás. Entonces, comencé a buscar por Internet información acerca de este conflicto.

Según pude leer, y según datos del a revista "Time", hasta el pasado mes de marzo, cuando se cumplieron dos años del inicio del conflicto, el número de bajas solamente entre las tropa de Estados Unidos superaban las 1.500, mientras que los heridos superaban los 11.000. Pero si el número de bajas norteamericanas ya es alta, todavía es más alta el número de bajas iraquíes. Esta revista estima que la cifra podría estar entre los 15.000 y 100.000, aunque nadie se ha preocupado por contarlos. Y yo me pregunto: ¿De qué han servido todos estos muertos y heridos?

A principios de esta semana, el diario "La Vanguardia" publicó datos más actualizados sobre las bajas norteamericanas en este conflicto. La cifra de muertos superaba de largo los 2.000, mientras que la cifra de heridos ya superan los 12.000.

Según nos hicieron creer, una de las razones por las que EEUU entraba en Irak era que Osama Bin Laden, máximo responsable de los ataques a las Torres Gemelas aquel fatídico 11 de septiembre de 2001, se encontraba dentro del país. No digo que no estuviese en Irak en ese momento, pero personalmente aún estoy esperando a que algún responsable salga y diga al mundo que ya lo han capturado.

Vale, han capturado a Sadam Hussein, pero yo no recuerdo que tuviese nada que ver con los ataques de Nueva York y Washington. Reconozco que no tengo una memoria prodigiosa, pero no recuerdo que en ningún momento posterior a los ataques que el señor Hussein saliese a ningún medio de comunicación para decir: "He sido yo". Si alguien recuerda este hecho, por favor que me lo haga saber.

Haciendo un poco de memoria de los hechos, hay algo que no consigo alcanzar a entender, y es cómo se pasó de perseguir a un tipo responsable de matar a casi tres mil personas a ocupar un país y capturar a su presidente. Vale que sea un dictador y que se haya cargado a miles de sus conciudadanos, pero si la idea era derrocarle y llevarle frene a la justicia, ¿por qué no lo hicieron antes? ¿Será quizás que después de los ataques era aún más dictador que antes? ¿O será que las mentes pensantes del Pentágono dijeron: "Hombre, mira, ya que estamos metidos en esto, vamos a coger a este tipo. Así, si no encontramos a Bin Laden, siempre podemos decir que hemos cogido a este"?

¿Y qué me dicen de las armas de destrucción masiva? ¿Dónde está todo ese arsenal de armas químicas y bacteriológicas, por no hablar de las nucleares, que los señores Bush, Blair y Aznar nos hicieron creer que Irak tenía poco menos que a patadas? Por lo que nos dijeron durante bastante tiempo el famoso "Trio de las Azores", cualquiera pensaría que había un arma nuclear al doblar cualquier esquina o algún artefacto con gas tóxico detrás de cada puerta. Como ha ocurrido con Bin Laden, las tan famosas y temidas armas no han salido por ningún lado.

Desde que comenzó el conflicto, hace más de dos años, los llamados países del Eje del Bien, con George Bush, Tony Balir y José María Aznar a la cabeza, se han llenado la boca diciendo que todo esto que están haciendo en Irak es por el bien de la humanidad, que forma parte de la guerra global contra el terrorismo que tanto daño lleva haciendo desde hace tiempo a todas las democracias occidentales y a la gente de bien.

Vamos a ver, señores, el terrorismo hace décadas que existe. En España mismo padecemos el terrorismo de ETA desde los años 70. En Irlanda también han padecido durante décadas los ataques del IRA. Ambas bandas terroristas han dejado atrás centenares de muertos y miles de heridos. Eso por no hablar de otra muchas bandas que han operado en otros tantos países y que tienen un historial sangriento que me da miedo solo de pensar en él.

Pero, claro, como hasta el ataque a Nueva York no habían agredido a Estados Unidos, nadie movía un dedo. Como hasta ahora nadie había matado a ciudadanos del país de las libertades, para qué hacer nada. Y es que, fijémonos que, hasta que no murieron tres mil ciudadanos norteamericanos, a nadie se le había ocurrido la idea de crear algún tipo de coalición contra el terrorismo. A nadie se le habia ocurrido decir: "Vamos a por ellos. Ataquémosles antes que asesinen a mucha más gente inocente". Lástima que para eso hayan tenido que morir tres mil norteamericanos y posteriormente casi 200 españoles y un número aún indeterminado de británicos, eso sin contar con los miles y miles de heridos, todos ellos marcados de por vida ya sea por heridas físicas o psicológicas.

Desgraciadamente, parece que quien mueve los hilos solamente se levanta de su cómoda amaca para acabar con las moscas cuando tiene una detrás de su oreja. Le da igual que sus vecinos sean atacados por decenas de moscardones. Mientras no traspasen la verja de su jardín, pues para qué preocuparse. Ya se encargarán los demás.

Y esa es una de las cosas que más me preocupa, sobre todo de un país como Estados Unidos. Normalmente soy bien pensado, y como tal, me gustaría pensar que no es así, pero la imagen que han venido dando, sobre todo después de los ataques a las Torres Gemelas, es que todo lo que ocurra fuera de sus fronteras les importa un bledo. "Ya se las arreglarán ellos", parecen querer decir. Pero a la que les tocan un poco aquello que no suena, ah amigo, ya se puede ir preparando el resto del mundo, porque la van a liar y bien liada, involucrando a quien haga falta con tal de conseguir sus objetivos.

El asunto del terrorismo ha sido la gran prueba. Antes que les atacaran, no parecían mover un dedo para ayudar a los demás paises que sufrían esta lacra. Pero una vez les atacaron, todo el mundo ha de ir corriendo en su ayuda. Desgraciadamente, ya no pueden dar marcha atrás. Están demasiado involucrados como para dejarlo todo de repente como si no hubiera pasado nada. Si dedidieran retirarse, echarían por tierra ese tono de ir de sobrados, por así decirlo, que tenían antes del inicio de la guerra.

Pero, lógicamente, eso es algo que no harán, al menos a corto plazo. Hay demasiados intereses, sobre todo económicos, que impiden una retirada rápida de estas tropas. Según la noticia comentada al principio de este artículo publicada en "La vanguardia", los gastos totales estadounidenses suman ya 200.000 millones de dólares. ¿Se imaginan a cuánto ascenderá la factura en los próximos meses? ¿Y en los próximos años? Y todo ello pagado por el pueblo americano, entre el que se incluyen los cientos de miles de personas que nunca apoyaron la guerra.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris