Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

El medio no es el mensaje

Pascual Falces de Binéfar
Pascual Falces
jueves, 14 de julio de 2005, 22:48 h (CET)
Se viven momentos en la historia en que los medios –escritos, radiados, o televisivos- nos proporcionan la información en mayor medida. Cada uno lleva un particular mensaje según sus características... y de aquí nace la confusión. Columnistas en papel que, forzosamente, han de rellenar un espacio impreso que les asegura las habichuelas. Locutores que se sienten oídos por millones de “desconocidos”, y en quienes saben de su influencia, desde orientarles acerca de qué consumir, a las últimas ideas de “lo moderno” –seguimos en la desatinada idea de que lo nuevo, es lo bueno-. No se diga del televisor; cualquier profano a quien se le acerca un micrófono, además de la cámara, afirma disparates con el aplomo de un ilustrado ante un atril. Así, el medio que sea, transporta su mensaje que, generalmente, va “a misa”.

Hubo una época en la baja Edad Media, en que junto a los poderes del Estado y de la Iglesia, surgió un “tercer poder”, y que lo constituía la opinión de los eruditos; gente versada en lecturas y reflexiones, que se expresaban en los pocos libros que existían, o en afirmaciones que corrían luego de boca en boca. Hasta tal punto llegaba su influencia, y eran respetados, que, en 1158, Federico Barbarroja, emperador del Sacro imperio romano germánico, libró a los estudiosos de la autoridad excepto en casos de delitos graves, garantizándoles, incluso, un salvoconducto para viajar. Y desde Enrique III en adelante, todos los monarcas ingleses garantizaban la inmunidad a los estudiantes de Oxford.

Pero, con el desarrollo tecnológico contemporáneo, los poderes de que disponían esos eruditos, han sido arrollados por la espectacular “autoridad” mediática que hoy se contempla. No queda otro remedio que reconocer que el “tercer poder” desapareció de entre las manos de quienes empleaban su vida en la preparación antes de exponer sus pensamientos. Del mismo modo, se aprecia que, a su vez, ese poder es mayor que nunca lo fue, gracias a la tecnología. Con ella, se ha desparramado sobre las gentes la confusión, la irreflexión, y la manipulación al servicio de intereses de grupo. Mas, los “que saben” no han desaparecido, tan sólo están ignorados por los medios, que, a lo más, recurren a cualquier “enterado” para contrastar una información. Y del enterado al erudito, hay un trecho. Es una verdad histórica que la Humanidad vuelve por donde “solía”, en cíclicas evoluciones que siempre están algo más elevadas que el anterior punto de coincidencia. Este es el convencimiento a que aferrarse ante tanto alboroto de aves de corral con un “micrófono-alcachofa” delante.

Noticias relacionadas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro

¿Será Theresa May la nueva Dama de Hierro?

¿Hacia un Brexit caótico?

Teoría de la suposición de Ockham

Guillermo de Ockham elaboró una sutil filosofía del lenguaje
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris