Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cataluña   Política   -   Sección:   Opinión

Asilo moral

Para Puigdemont y todo su partido, no hay ni un ápice de creencia legítima en lo que están haciendo
Iria Bouzas Álvarez
@iriagal
miércoles, 1 de noviembre de 2017, 08:38 h (CET)
¡Niños sirios! Es lo que se me viene a la cabeza cada vez que leo o veo al señor Puigdemont montando el numerito en Bruselas amagando con la posibilidad de pedir asilo político. Invaden mi mente los cientos de imágenes que hemos visto a lo largo de los últimos años. Familias sirias escapando sin nada, salvo desesperación, del horror de la guerra y la destrucción.

Esas imágenes son casi insoportables para cualquier corazón éticamente sano, sobre todo cuando nos fijamos en la cara de esos niños que llevan a su lado. Pequeños cansados, asustados e indefensos ante un mundo de adultos indecentes e inhumanos.

No hay patria, proyecto, idea o cabezonería que justifique lo que está haciendo el nada honorable señor Puigdemont. Hace tiempo que sus ridiculeces y numeritos dejaron de tener gracia si es que alguna vez tuvieron alguna.

No me cabe duda de que para Puigdemont y todo su partido, no hay ni un ápice de creencia legítima en lo que están haciendo. Son sólo un montón de políticos que no han sabido ganarse la vida fuera del sistema de partidos y que han empezado una pelea por algo en lo que no creían pero que les mantenía en el poder y que ahora, no tienen ni idea de cómo parar.

“Puigdemont & Co” no son más que una suerte muy floja de faranduleros de medio pelo que necesitan seguir manteniendo al público atento a su espectáculo. Condenados a seguir subidos en las tablas del teatro, día tras día sin parar, porque en el momento en el que lo hagan. En el momento en el que paren, saben que los espectadores comprenderán que toda su puesta en escena no era más que humo y entonces, estarán perdidos.

Cuando te comportas como un adolescente protestón y malcriado, como en este caso, corres el riesgo de no medir bien y pasarte de la raya.

El expresidente de la Generalitat y su séquito de apoltronados han pasado ya incontables rayas, han roto la convivencia entre ciudadanos, han desesperado a un país con sus ridiculeces, han comprometido el futuro económico de una región entera y todo esto, por unos intereses personales muy mediocres que lejos están de ningún sentimiento real nacionalista.

Todo esto es reprobable y moralmente cuestionable. Pero ir a Bruselas sembrando la posibilidad de pedir asilo político, poniéndose así al mismo nivel que los expatriados de guerras, persecución y muerte es, con mucho, una de las actitudes morales más repugnantes que he visto por parte de un político en mucho tiempo.

Si de verdad hay independentistas que quieren construir un país liderado por esperpentos éticos de semejante calibre, es para plantearse seriamente la viabilidad de la especie humana en el futuro inmediato.

Periodistas, políticos, gestores, opinadores. Todos estamos pendientes de cuál va a ser el próximo numerito que nos van a ofrecer” Puigdemont y amigos”.

Desde ahora mismo servidora se niega.

No pienso dedicar un minuto más de mi energía vital a un indecente moral que es capaz de utilizar tan indecorosamente una figura imprescindible como es la del refugiado político sin que se le revuelva la conciencia ni durante dos segundos si quiera.

Desde hoy la que pide asilo moral del señor Puigdemont soy yo.

¡Hasta aquí hemos llegado!
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

España reacciona: PP, PSOE y Ciudadanos, unidos frente al separatismo

Pedro Sánchez se une al pelotón de los buenos

Entretelones de la Boda Real

Para Elizabeth II esta boda debería traer muchos recuerdos y sentimientos encontrados

La victoria de Maduro. ¿A dónde va Venezuela?

Maduro fue re-electo con 2/3 de los votos emitidos, en medio de un aumento del ausentismo y de llamados de la derecha para anular los comicios

¿Cómo será mi vida en el Más allá?

Deberíamos querer averiguar qué hemos causado en nuestros tiempos pasados

Puerta a la esperanza

La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris