Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Desobediencia

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 13 de julio de 2005, 22:59 h (CET)
Una vez, un gran hombre, dijo que cien mil personas no pueden controlar trescientos cincuenta millones de personas, y menos cuando esos trescientos cincuenta millones tienen el firme propósito de no acatar lo que esos cien mil manden. Ese hombre fue Gandhi.

Han pasado unos cuantos años desde que Gandhi dijera esas palabras con respecto a la ocupación inglesa de la India. Sin embargo, esas palabras siguen estando igual de vigentes. Las minorías no pueden imponer sus deseos sobre las mayorías.

Si trasladáramos esas mismas palabras al mundo veríamos que no es tan sencillo, que las minorías imponen sus criterios a las mayorías. ¿Cómo lo consiguen? Mediante la única arma contra la que es prácticamente imposible luchar; el control económico de los medios de subsistencia. Pero incluso en eso hay quien dice que se puede resistir.

Hay alguien que dice que se puede resistir con desobediencia. Y esa desobediencia no significa desobedecer las leyes, a no ser que sean injustas, que no es el caso. Hay que desobedecer el masivo bombardeo de publicidad que hace el imperio. Porque Chomsky lo llama imperio, y no seré yo quien le enmiende la plana.

¿A que publicidad se refiere Chomsky? Se refiere a la de los productos estadounidenses. Pongamos un ejemplo. A un europeo exportan algo a los Estados Unidos le cuesta bastante, sin hablar de la política arancelaria que impone el imperio a los productos externos. Sin embargo los europeos consumimos muchísimos productos de allí. ¿Porqué? Simplemente porque pensamos que son buenos, cuando la mayoría de las veces son de ínfima calidad.

Uno de esos productos que más consume sobre todo nuestra juventud, es la alimentación. Hamburguesas y demás porquerías que no sólo no entran en mi definición de comida, sino que además son peligrosas para la salud.

Hemos de hacer más caso a Chomsky. Hemos de desobedecer si queremos sobrevivir como europeos y como personas.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris