Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

Juegos virtuales

Jordi Martínez Aznar

martes, 12 de julio de 2005, 00:04 h (CET)
Reconozco que, pese a ser consciente de que era difícil competir contra ciudades como París o Londres, hasta el último momento tuve alguna esperanza de que Madrid se acabara llevando los Juegos Olímpicos del año 2012. A su favor, que ya tenía listas el 83 por ciento de las instalaciones, que tenía el apoyo del 90 por ciento de la población madrileña y el excelente trabajo y buen sabor de boca que dejaron los Juegos Olímpicos de Barcelona, hace trece años.

Pero, visto lo visto, eso poco importó a los miembros del Comité con derecho a voto en esta clase de reuniones. Finalmente prefirieron elegir como futura sede a una ciudad con instalaciones virtuales, ya que recordemos que las citadas instalaciones que aparecían en la presentación que hizo Londres fueron hechas por ordenador.

Con estas palabras no quiero desprestigiar a la candidatura londinense, ciudad que, al igual que la capital francesa, ya ha organizado dos Olimpiadas. Londres las organizó en 1908 y 1948, mientras que París lo hizo en los años 1900 y 1924, por lo que, desde que Madrid fuera eliminada en la tercera votación, ya se sabía que habría una ciudad que se convertiría en la primera en celebrar tres Olimpiadas desde que se reinstauraron a finales del siglo XIX.

Después de saberse la noticia de que Madrid no sería la sede de los Juegos, los hubo quienes buscaban las razones del por qué no se ha escogido la capital española. Ana Botella, mujer del ex presidente del gobierno, José María Aznar, se apresuró a decir que Madrid había perdido por qué el actual presidente, el señor Zapatero, no se levantó cuando, en aquel desfile del día de las Fuerzas Armadas, no se levantó al paso de la bandera de los Estados Unidos.

Vaya, no sabía que 3 votos daban para tanto, ya que recordemos que, entre todos los miembros del Comité Olímpico Internacional que votan en las asambleas donde se eligen a las futuras ciudades, sólo hay tres miembros oriundos de Estados Unidos, pudiendo votar después de haber sido eliminada la ciudad de Nueva York.

Pero si todo depende del hecho de levantarse o no delante de la bandera norteamericana, desde aquí propongo que cada una o dos semanas se haga un desfile en honor a Estados Unidos. Calculo que de aquí a que se se haga la siguiente reunión para elegir a la próxima ciudad olímpica, habremos hecho alrededor de 50 desfiles pro Estados Unidos, gracias a los cuales conseguiremos no solo los siguientes Juegos, sino al menos tres o cuatro seguidos. Otra cuestión sería qué ciudades los albergarían.

O sea, que ahora la culpa ha sido de los socialistas. Los mismos que estaban en el poder cuando Barcelona fue elegida para albergar los Juegos de 1992 ahora han sido los culpables de que Madrid se quedase sin los suyos. Teniendo en cuenta que todo lo referente a la candidatura fue llevada por miembros del Partido Popular, pues ya son ganas de echarle las culpas a otro. Si hasta el alcalde de Madrid, el Popular Ruiz Gallardón, salió en los medios de comunicación diciendo que todas las responsabilidades derivadas de la no eleción de Madrid eran suyas y de nadie más.

Pero si la ciudad de Madrid fue eliminada por que el presidente Zapatero no se levantó al paso de la bandera el día de las Fuerzas Armadas, ¿por qué fue eliminada Moscú? ¿Como castigo a la invasión de Afghanistan de hace 30 años? ¿Y París? ¿Quizás por no haber apoyado a los norteamericanos a la invasión de Irak? Por último nos queda Nueva York. Si la elección de una ciudad olímpica depende del culto a una bandera, se tendría que haber elegido esta última ciudad, ya que Estados Unidos es precisamente uno de los países donde más culto se rinde a la bandera.

Cabría preguntarse también por qué la capital londinense ha sido elegida para estas Olimpiadas, teniendo en cuenta que hace apenas un año no entraba en ninguna de las quinielas. Más o menos por esas fechas, el encargado de organizar la candidatura fue despedido y en su lugar fue colocado Sebastian Coe, doble campeón y subcampeón olímpico en 1.500 y 800 metros respectivamente en los Juegos de Moscú'80 y Los Angeles'84.

No se puede negar que en este último año han hecho un trabajo impresionante, ya que hasta el último minuto casi nadie pensaba en ella como ciudad organizadora. El buen trabajo del atleta y los contactos que realizó su Primer Ministro Tony Blair consiguieron en cuestión de unos pocos meses lo que no consiguió ninguna de las otras cuatro ciudades en mucho más tiempo, lo cual le da mucho mérito a su candidatura.

Tal vez sería bueno tomar buena nota de esta táctica para así llevarla a cabo en una próxima ocasión en la que Madrid vuelva a ser candidata a albergar el evento deportivo más importante del mundo, gracias al cual, millones de miradas se vuelven hacía la ciudad elegida durante dos semanas, por no hablar de los miles de personas, entre atletas, periodistas acreditados y seguidores, que se desplazarán durante esos días hacia esa ciudad.

En fin, que lo único que queda por hacer sería felicitar a los londinenses y dar todo el apoyo a Madrid para que pueda presentarse de nuevo lo antes posible, aunque se ve bastante difícil que pueda hacerlo para el año 2016 teniendo en cuenta que existe la norma no escrita que dice que cada cuatro años se ha de cambiar de continente. Esperemos igualmente que lo que ha ocurrido esta semana en su sistema de metro haya sido simplemente un susto del cual puedan recuperarse pronto.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris