Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Miguel Hernandez   Poesía  

El rap-yo que no ceja

Con motivo del centésimo séptimo aniversario del nacimiento de Miguel Hernández, traemos este poema homenaje
Diego Vadillo López
lunes, 30 de octubre de 2017, 06:25 h (CET)
Con estampa “buerovallejizada”
en un simpar retrato carcelario
adquiriste una gran posteridad
quedando tan presente y honorario
cual rayo que se abstiene de cesar.
Te allegaste a Madrid desde Orihuela,
como sobreviene un dolor de muela
(con sigilo y muy presto a impactar),
no en vano el dolor jalonó tu vida
en una España siempre a la deriva.
De vanguardia y clásico a la par,
versificaste contra la injusticia
muy harto ya de tanta diatriba.
Le cantaste a las manos y al sudor,
al amor, las trincheras y el dolor.
“Viento del pueblo” es “punk” antes del “punk”.
La sinrazón, la envidia y lo gregario
otorgaron funesto corolario
a tan irrepetible poemario,
ese engrosado por magnificencias
producto de tamañas penitencias
cual las en carne propia padecidas
y en un gran porcentaje registradas
durante una muy azarosa vida
de duros sinsabores y andanadas.
Por entre penas e insatisfacciones,
por entre camarillas y facciones
entreverar lograste tus poemas,
transfigurados con el tiempo en lemas,
perenemente al alza como acciones
de la más exitosa empresa lírica
(tan henchida de amor, dolor y penas,
y harto esplendente, original y rítmica).
En tus versos el amor y la queja
traspásanme cual rayo que no ceja.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

No ser conocida

Un poema de Aurora Peregrina Varela

‘Las guerras civiles españolas. Una historia comparada de la Primera Guerra Carlista y el conflicto de 1936-1939’ de Mark Lawrence

El método de la historia comparada es particularmente útil en las nuevas historiografías militares

LLoro tu nombre

Un poema de Esther Videgain

El poema celebra constantemente su existencia

Cuando tomábamos café será presentado en el enclave más importante de la novela: El café comercial

«Esa es la mejor enseñanza que podemos legar a los nuestros: hay que abrir los ojos, desperezarse, y luchar cada día por ver cumplidos los sueños»
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris