Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El retrete

Creo que el Gobierno está cometiendo un gran abuso con los banqueros, yo, en el caso de estos, recurriría a los más altos tribunales de justicia a formular una queja por semejante atropello
Pascual Mogica
jueves, 16 de agosto de 2012, 07:34 h (CET)
A la hora de escribir este comentario el Gobierno de Mariano Rajoy, aun no ha determinado si piensa prorrogar las ayudas de 400 euros que se conceden a los parados sin subsidio a través del Plan Prepara. Portavoces del Partido Popular como es el caso de Alfonso Cano, quien dejó una puerta abierta a la posibilidad de que su partido decida mantener esta paga, y el mismo día, el portavoz Alfonso Alonso, declaraba que el Gobierno no ha tomado aún ninguna decisión sobre la prórroga, hay que resaltar que este portavoz ha manifestado también que el Plan Prepara tenía una capacidad de reinserción laboral del 20% y que ahora está en el 6%, al parecer la culpa de que los parados no encuentren colocación, empleo, no es culpa de la falta de iniciativas del Gobierno sino de ellos, mientras tanto se comenta que la ministra de Empleo, Fátima Bañez, ha estado presionando al de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que se les pague a los que actualmente reciben la paga, la mensualidad de junio cuyo retraso, según Montoro, se debe a un problema contable. El problema es que no hay dinero pero si lo hay para inyectarles a los bancos intervenidos, aquellos a los que el Gobierno, los contribuyentes, le ha inyectado decenas de miles de millones, esa es la realidad, la lamentable y desafortunada realidad. Primero son los poderosos, como siempre, y los demás a la cola a esperar recibir algo si es que sobra. Por cierto, el Gobierno ha establecido un tope salarial máximo para los directivos de las entidades intervenidas, es decir en las que el Gobierno ha “metido” dinero de los contribuyentes, en el caso de Bankia el tope se concreta en 300.000 euros anuales que debe cobrar su presidente José Ignacio Gorrigolzarri, lo que contrasta con los 2,43 millones que cobraba su antecesor Rodrigo Rato. Dejar a un trabajador, en este caso al nuevo presidente de Bankia, con un sueldo anual de 300.000 euros, 50 millones de las antiguas pesetas o sea poco más de cuatro millones de pesetas al mes es una canallada, una judiada. ¿Cómo se puede pretender que una familia llegue desahogadamente a fin de mes con semejante sueldo a todas luces insuficiente? Es imposible por mucha austeridad que se pueda poner en práctica, tendrán que privarse de muchas cosas, esto les sitúa al mismo nivel que a los que reciben la ayuda de los 400 euros al mes. Creo que el Gobierno está cometiendo un gran abuso con los banqueros, yo, en el caso de estos, recurriría a los más altos tribunales de justicia a formular una queja por semejante atropello. Hombre, no hay derecho. Ya sabemos que a la hora de una debacle económica de la entidad que presiden no tienen responsabilidad, culpa, alguna, bastante dolor de cabeza tienen en ver la forma de gastarse lo mucho que ganan, como para encima tener que preocuparse de si el banco va bien o mal. Pues vaya. Los que si son culpables de no encontrar empleo son los parados, según dicen desde el Gobierno, no yo.

Lo que yo no sabía es que había parados de unos y de otros, digo esto por lo que tan desafortunada como lamentablemente manifestó el portavoz del PP Alfonso Alonso, quien ante mejores, más bien escasos, argumentos para justificar el retraso en el pago a los que perciben la ayuda de 400 euros y la duda de si esta ayuda continuará o no, este ilustre varón dijo que “se está pagando a los parados de Zapatero”. Resulta ya ridícula y bochornosa la forma en que desde el Gobierno de Rajoy se quieren quitar el muerto de encima, me refiero al muerto de su nefasta gestión, cuando no tienen por donde salir y la verdad es que cada día que pasa tienen menos puertas de escape, dan la orden de comenzar a echar mierda sobre los demás para esconder su incompetencia, la verdad es que no le falta gente dispuesta a hacerlo, yo creo que los Alfonso Alonso, Carlos Floriano, Vicente Martínez Pujalte, Dolores de Cospedal, Rafael Hernando y algunos más cuyo nombre no recuerdo en este momento, se dan de bofetadas entre ellos para cuando se da dicha orden ser de los primeros en sentarse en el retrete. Nunca un retrete sirvió tanto como sirve ahora para hacer méritos y ascender políticamente.
Comentarios
Casas Viejas 16/ago/12    12:06 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris