Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La eliminación de Al Qaeda, tarea pendiente

Guennady Evstafiev
Redacción
lunes, 11 de julio de 2005, 01:51 h (CET)
Según la opinión que se ha difundido en Occidente en estos últimos meses, la cacareada red de Al Qaeda es prácticamente inexistente a día de hoy, y las fuerzas de naciones aliadas, que “piensan de forma idéntica”, se encargan ahora de rematar cuanto haya quedado de esa organización en Irak y en Afganistán.

De manera que si en Rusia se producen todavía atentados en la zona del Cáucaso o en la capital, no están detrás los terroristas internacionales sino, probablemente, ciertos “luchadores independentistas” de la vernácula.

En Estados Unidos se afirmaba ya, tanto desde las tribunas oficiales como al nivel de expertos, que Al Qaeda y los grupos terroristas vinculados a ella están desorganizados, casi destruidos y reducidos hoy a la condición de comandos sueltos y poco numerosos que difícilmente serían capaces de realizar una acción terrorista bien preparada y coordinada.

Todo ello se presentaba como un gran éxito de la Administración Bush en la lucha global contra el terrorismo. Reconfortados por ese cuento, algunos ya bajaron la vigilancia.

También en Londres se había decidido que era posible, sin llegar a un pacto abierto con los pocos terroristas “sobrevivientes”, lograr cierta comprensión mutua sobre la base del principio: “Vosotros no nos tocáis y a cambio haremos la vista gorda ante ciertos aspectos de vuestras actividades”. A la misma línea, por cierto, se atienen desde hace tiempo muchos políticos y hasta estadistas de varios países más en Europa Occidental, tales como Bélgica, Holanda o Dinamarca.

Obviamente, era una política poco perspicaz. La verdad es que el terrorismo internacional tiene una agenda propia y procura implementarla de forma consecuente, a pesar de las bajas sufridas. Las explosiones de ayer en Londres vuelven a confirmarlo.

Cuando el terrorismo internacional lo necesita, no duda en renunciar a una vida tranquila y acomodada que se le ofrecía explícitamente en Londres y acepta perpetrar acciones decididas y sangrientas. No nos engañemos pensando que la cadena de atentados es atribuible a la elección de la capital británica como sede olímpica de 2012. Por su manera de planificación y ejecución, es una acción de Al Qaeda, sin lugar a dudas, y ha sido cuidadosamente calculada y preparada durante largos meses para coincidir con la cumbre del G-8. Se requieren varios grupos terroristas con experiencia para llevar a cabo semejante operación de manera coordinada, sobre un calendario y un plan únicos. No caben dudas de que tienen suficientes cómplices, probablemente, también en las estructuras de seguridad. Por lo menos, han calculado muy bien que los mejores dispositivos serían trasladados desde la capital británica hacia Escocia, para garantizar la celebración de la cumbre.

Llama la atención el que los servicios secretos, ante todo, los ingleses, no habían recibido ninguna señal de alarma, ni siquiera advertencias sueltas, en relación con el crimen que se venía tramando. Dicha circunstancia corrobora una vez más la conclusión sacada por algunos expertos en materia de la lucha antiterrorista, de que los servicios secretos de las principales potencias no han podido resolver conjuntamente la tarea número uno, que es infiltrar agentes en aquellas estructuras terroristas que suelen planificar y preparar acciones de tal envergadura. Al Qaeda ha logrado en primer lugar recuperarse de las graves bajas que sufrió hace un par de años y nuevamente es capaz de sostener la lucha, incluso en los lugares más difíciles.

Parece irónico que Tony Blair, anfitrión de la cumbre del G-8, haya colocado la lucha antiterrorista como punto ocho de la agenda. Claro que hoy no caben sonrisas malévolas.

Los servicios secretos tenían razón al destacar como una de las principales características de Al Qaeda la capacidad de preparar grandes atentados de manera minuciosa y paciente, manteniéndose a la expectativa cuando es necesario y proyectando la imagen de una red incapaz de realizar operaciones de envergadura. Debemos reconocerlo y no olvidarlo por un instante. La autoría de atentados pequeños, que se improvisan con bastante frecuencia, no es de Al Qaeda sino de aficionados locales.

Es conveniente para Al Qaeda mantener la impresión de su propia “muerte” operativa, de modo que las acciones de grupos secundarios, no vinculados a aquélla, sólo contribuyen a ello. Los atentados de Londres llevan, sin duda, la firma singular de esa organización delictiva. Es más: deberíamos esperar en el futuro nuevos atentados, más sofisticados y técnicamente preparados.

Es probable que el atentado de Londres dé un nuevo impulso a la cooperación de las agencias secretas en la lucha contra el terrorismo internacional. Esperemos que la colaboración de diversas naciones en esta materia vuelva a adquirir un carácter prioritario y sea más estrecha, sincera, consecuente y eficaz. De lo contrario, seguiremos viviendo a la espera de un nuevo atentado de envergadura cuyo escenario y fecha serán fijados por el terrorismo internacional a discreción propia, como siempre. La apuesta aquí es la vida de decenas y centenares de personas inocentes, a quienes las autoridades han prometido la protección y la seguridad.

____________________

Guennady Evstafiev es teniente general en retiro del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia (Agencia Rusa de Información 'Novosti').

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris