Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   Cataluña   SUI   -   Sección:   Opinión

El circo catalán ante la aplicación del 155

“Es el Gobierno de Mariano Rajoy el que está dilatando innecesariamente la aplicación de la ley y consintiendo al 'Govern' todo tipo de vulgaridades, desmanes y excentricidades,…”
Jesús  Salamanca
sábado, 28 de octubre de 2017, 10:33 h (CET)
Por si no eran pocas las llamadas al orden desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes pueden consultar en los medios de comunicación una carta dirigida a los estudiantes catalanes ante la “vaga” general (huelga general) celebrada el pasado día 26 de octubre. Esa convocatoria procedía del Sindicato de Estudiantes de Cataluña y es la representación ejemplificada de la estupidez, la insensatez y la imbecilidad al más puro estilo gaznápiro.

De nuevo los niños en las calles con las banderas independentistas, el odio a España y el deseo de matar a los españoles; se trata de poner en práctica todo aquello que han aprendido en los centros educativos ‘al servicio del régimen’ catalán, precursor de un odio sin precedentes y que comenzó en los años noventa con el deseo catalán de ser diferentes a todas las demás comunidades autónomas, en un claro acto insolidario, abusivo y amenazador; algo así como no participar en el “café para todos”. Es una prueba del tremendo descontrol que existe en Cataluña y donde el himno nacional ya no es "Els Segadors" sino "Paquito el Chocolatero", unas veces, y "Había una vez un circo", de los payasos de la tele: Gabi, Fofó, Miliki y Fofito, otras.

Hace unos días comentaba en un artículo que –aprovechando una mesa redonda sobre pedagogía, educación y adoctrinamiento en Cataluña—pudimos ver y escuchar un corto vídeo donde niños de infantil cantaban en los colegios catalanes algunas canciones alusivas a la independencia y contra España, perfectamente dirigidos por las profesoras, en un evidente acto de adoctrinamiento independentista y de odio hacia todo lo que suena a España y español. Sobrecogedor cántico que hace sentir vergüenza ajena a quien lo escucha. Esas mismas consignas las hemos visto reflejadas en las numerosas pancartas en manos de grupos independentistas. Es la siembra de la dejadez de la Alta Inspección en Cataluña, la ceguera del MECD y la desidia de los gobiernos sucesivos que ha tenido España. Parece como si hubiera dejado de tener actualidad eso de "Matando al perro, se acabó la rabia".

En estos momentos, es el Gobierno de Mariano Rajoy el que está dilatando innecesariamente la aplicación de la ley y consintiendo al 'Govern' todo tipo de vulgaridades, desmanes y excentricidades, lo que ha generado una total desconfianza entre los españoles. Ese escepticismo se sobredimensiona justificadamente en el grupo de Mozos de Escuadra (Me resisto a llamarlos 'Policía' tras sus reiterados actos de traición, venta, desprecio e incitación al odio hacia la Guardia Civil y el CPN).

Posiblemente, en este momento no esté justificada la razón para que siga existiendo el grupúsculo de los Mozos; máxime sabiendo que es un 'Cuerpo' represor hacia lo español y blandengue y consentidor hacia el independentismo. De momento no entramos en la hipócrita actitud del vallisoletano-líder de los Mozos, 'señor' Trapero, pero sí lo haremos cuando forme trío penitenciario con Cuixart y Sánchez.No dudo de que muchos internos estarán pendientes de que se agache para recoger el jabón en las duchas colectivas.

Quiero aclarar que nadie debe extrañarse de la calificación de "grupúsculo" hacia los Mozos de Escuadra, pues la RAE es clarificadora en este sentido al definirlo como: "Organización de tipo político formada por un reducido número de miembros y caracterizada generalmente por un fuerte activismo".

Volviendo a esa convocatoria del Sindicato de Estudiantes de Cataluña, éste lo hace contra "la represión franquista y el artículo 155". Es una prueba más de la ignorancia que ha conseguido inocular el sistema educativo catalán donde parece que el más tonto hace pucheros sin asa y de pico, como decían los alfareros portillanos de los años setenta.

Todas las insensateces que estos días están acaeciendo en Cataluña --muchas de ellas en el ámbito de la educación y de la enseñanza-- solo tienen un camino de solución y es la aplicación del 155 para garantizar la vuelta a la normalidad y a la constitucionalidad. Me duele leer los libros de Historia y de Geografía de secundaria, editados en catalán, y comprobar abundantes erratas y desinformación en los mismos. Es una pena porque quienes más pierden son los alumnos y, por otra parte, nos están haciendo perder tiempo a todos porque no se atienden otros problemas de interés en el Estado.

Tal y como se escucha en la calle, parece como si el Gobierno nacional tuviera que estar pendiente solo del loco 'Puchi' y sus adláteres independentistas. Y si a ello unimos el daño que están empezando a hacer en la economía nacional -- como la cotización en bolsa y el fuerte descenso en las compra-ventas-- sinceramente merecen esos vulgares políticos ser corridos a gorrazos por no decir otra cosa.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris