Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opionión   -   Sección:   Opinión

"La berlina de Prim", de Ian Gibson

Lecturas de verano 2
Luis del Palacio
viernes, 10 de agosto de 2012, 10:52 h (CET)
A dos años para que se cumpla el bicentenario del nacimiento en Reus de Juan Prim Prats, uno de los militares y políticos españoles más destacados del siglo XIX, el hispanista Ian Gibson publica su primera novela, una investigación histórica con armazón de narrativa policiaca sobre el asesinato del general en vísperas de la llegada a España del príncipe Amadeo de Saboya para asumir el Trono.

Prim, hombre fuerte del momento, a la sazón Presidente del Gobierno y valedor de la candidatura del príncipe italiano para convertirse en rey, no sólo propició su entronización sino que con ello trató de garantizar un cambio que aspiraba borrar definitivamente del mapa dinástico a los Borbones, tras la abdicación de Isabel II. El magnicidio, ocurrido en Madrid una fría noche de finales de diciembre de 1870, marcaría el breve reinado de Amadeo I, que, privado de su mayor apoyo, se vio obligado a renunciar a la corona a los dos años escasos de haber llegado a la Península.

El enigma de quién urdió la trama para acabar con la vida de Prim ha servido a Gibson para escribir una novela de intriga y especulación histórica. Para ello se ha basado en un minucioso análisis de los documentos existentes, especialmente de las actas del proceso penal que se siguió a raíz del atentado. El hispanista no elude presentar al que considera como artífice más probable de la conspiración: el duque de Montpensier, candidato frustrado al Trono, que fue rechazado por Prim en favor del noble italiano.

Gibson recurre a un personaje de ficción, Patrick Boyd, supuesto hijo de Robert Boyd, un héroe irlandés que sí existió en la realidad y que fue fusilado en Málaga junto al general Torrijos y cincuenta leales por oponerse al absolutista Fernando VII. Patrick Boyd llega de Londres, como enviado de un periódico británico, para investigar las circunstancias de la muerte de Prim, al que había conocido años atrás y con quien había mantenido una estrecha amistad. Iniciará entonces una serie de entrevistas con la mayoría de los implicados en el asesinato (con excepción del duque) en su afán de esclarecer los hechos. Conforme avanza la novela, se hace patente el intrincado juego de intereses que marcarían el destino trágico del general. Y como ocurre en toda novela de corte policiaco aparecen varios sospechosos, aunque la figura de Montpensier destaca sobre todos ellos. El autor recurre para desarrollar la trama a la técnica del diario personal del protagonista y de las cartas que este dirige a su editor en Londres. Una sombra negra se cierne sobre el periodista. Sus indagaciones resultan incómodas a los conspiradores. El final de la obra es abrupto e inesperado. ¿Se resuelve el misterio? No voy a decirlo aquí, como es lógico. El lector debe ser paciente hasta el final.

El hispanista irlandés, autor de importantes obras de investigación histórica, probablemente el mejor biógrafo de García Lorca, introduce ciertos "guiños" personales, pequeños homenajes, al incluir personajes como los padres y los abuelos de los hermanos Machado, siempre dispuestos a ayudar a Patrick Boyd en su tarea.

Uno de los mejores momentos literarios de la novela es la descripción de una excursión al Coto de Doñana, en la que Gibson hace gala de toda su riqueza expresiva en la que es su lengua de adopción. La obra, ganadora de Premio Fernando Lara, en su edición de este año, aporta una visión francamente interesante de uno de los misterios históricos más sugestivos e impenetrables de un hecho que fue decisivo para el desarrollo de la historia española contemporánea.
Comentarios
Wind 23/sep/12    17:25 h.
vicente savall 17/ago/12    17:33 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris