Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Olimpiadas e Islam

Isaac Bigio
viernes, 10 de agosto de 2012, 08:06 h (CET)
A pesar que los 1,200 a 1,600 millones de musulmanes representan entre un quinto y un cuarto de la humanidad y son mayoría en unos 55 de los 193 países de las Naciones Unidas, nunca ninguna de las 30 olimpiadas generales o las 21 de invierno, como tampoco ninguno de los 19 mundiales de fútbol se ha realizado en un país de credo oficial mahometano.

Los juegos de invierno de 1984 son los únicos de todos éstos que se efectuaron en una urbe con muchos mahometanos (Sarajevo, que entonces era parte de Yugoslavia y hoy es la capital bosnia). La primera vez que se dará una competencia global en un país donde el Corán es reverenciado va a ser en el mundial de fútbol Qatar 2,022.

No obstante, estas olimpiadas generales de Londres 2012 son las primeras que se centran en un barrio con mucha presencia musulmana. La villa olímpica se halla en el este de Londres, una de las zonas de la capital con más mezquitas, bengalíes y turcos.

El rio Lea que pasa en medio de la villa Olímpica se origina en Luton, una de las ciudades británicas que tiene más musulmanes.

El Canary Wharf, donde estaban antes del 2012 los mayores rascacielos de Londres y la sede del comité olímpico, es parte del municipio de Tower Hamlets, cuyo primer y único alcalde que ha tenido así como todos sus parlamentarios son bangladeshís, siendo esta comunidad que proviene del antiguo Pakistán oriental y la Mezquita del Este de Londres quienes tienen la palabra final en este distrito.

Pocos días antes de las Olimpiadas se inauguró el primer y único edificio londinense que ha superado en altura a los del entorno del Canary Wharf, el mismo que es la pirámide de London Bridge, construida por billonarios árabes al estilo Dubai.

Una de las arenas donde se desarrollan las olimpiadas (Excell) tiene letreros donde se vanaglorian ser el mejor lugar para espectáculos y que es propiedad de Abu Dabi, en tanto que el último nuevo sistema de comunicación de Londres (abierto semanas antes de las Olimpiadas) es el teleférico que lleva el nombre de sus dueños (Aerolíneas Emiratos) y que une el Excell con otro coliseo olímpico (el domo del Milenio).

Y mientras las petro-monarquías árabes compiten entre sí en costosas infraestructuras en la Londres olímpica su principal rival en el mundo musulmán (Irán) apunta a convertirse en la nación del medio oriente que gane más medallas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris